06 diciembre 2006

Ramón Peralta









mencionado por
Rodrigo Castillo

menciona a
Alejandro Tarrab
Inti García Santamaría
Karen Plata
Rodrigo Flores
Jorge Solís Arenazas


bio-bibliografía

Ramón Peralta (ciudad de México, 1972). Es director de Ediciones Invisible y codirector de la revista de poesía Oráculo. Tiene publicados: Diáfanas espigas (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2003) y Fotosíntesis (Ediciones Invisible, 2006). Ha sido traducido al francés y al portugués.


poética

sobre si lo podemos tomar como una poética o forma de vida

Quiero señalar que el desarrollo de mi obra tiene la función de dar continuidad a una forma de trabajo que he llevado a cabo desde la conformación de mi primer libro: experimentar siempre con formas de escritura, no ser el mismo y ser otro una vez más. Con el fin de mostrar los vértices que me delimitan como poeta. Sobre todo, me lleva a no conformarme con el encuentro de una formula que de resultado en el ámbito literario; y repetirla, repetirla y repetirla, hasta jugar el papel incómodo, o ciego, de escribir como yo.



poemas


De complexión delgada

Subí primero a la pirámide de la Luna y luego a la del Sol, yo creo que por eso tanto castigo. Rompí con el orden natural de todas las cosas. Soy una estrella menos en el canal de las estrellas. Lo que significa que no hay un estado, una situación fija en la que podamos afianzarnos. Por eso no me convertí en un Dios chiquito. Por eso ya no seré el reemplazo biónico del Niño de las palomitas en el sacrificio azteca. Quiero un Porche spyder 550 para estrellarme contra James Dean.


Mi hermano Jonás (en 1986) fue el tercer Cristo de Iztapalapa y un helicóptero se lo llevó porque le sangraba la lengua. Después me dijeron: Él es el mayor, se ha desplegado majestuosamente (brilla) en tanto que la Tierra se ha convertido en un planeta pequeño y el Sol ha ingresado en el rezago del universo. Al final eso no estará escrito, y en México todos seremos sacrificados. Los árboles de tu ventana se los tragará un incendio. Dedícate a cepillar muebles. Manda frente a las olas el orden de tu memoria. Ese día estuvo a punto de pegarme. Porque lo único que hay en peligro es lo que menos importa. Y me repitió que el ojo es una bella criatura musculosa en alerta. Miro las pocas nubes. He regresado continuamente al oriente de las especies. Se mueven. Encuentro esa teoría viable, como un andamiaje necesario que hay que desmontar después de creer y tragarnos el concepto de organización social. Miro las nubes se mueven, avanzan. En el cielo aparece un gran televisor apagado.


Poco después de la estancia prolongada en La isla de los muertos, expongo al fuego la caja toráxica, mis cuatro dedos, mi peso de ajolote en el agua, mis cuatro pulmones, mis cuatro pequeños corazones. En esta ocasión, imposible de acceder a los resortes del psiquismo, aumento la experiencia de mi cerebro chamuscado. Me acerco a la emoción de lo sensible, veo al Sol y sus rayos me salen de las entrañas. Frente a esto: un espectro es el depósito de un fragmento y la sombra un merísimo accidente. Mi figura y sus contornos los reconozco de espalas en una fotografía. Por tanto mi muerte es un día entero porque ya radica entre nosotros.


Al fin

llueven

los espacios.

13 comentarios:

Rodrigo Castillo dijo...

excelentes poemas Ramón, ahora a correr la voz para que todos te lean¡¡¡

nohaypoema dijo...

épale: ¿ramón peralta?, ¿es usted ramón peralta? ¿es usted en serio?, ¿estoy comunicandome con usted dor ramón peralta?, es un honor para mí ponerme en contacto con usted señor don ramón peralta, ya en eserio, el poema es chidísimo como te lo he dicho, abrazos, rodrigo

Rodrigo Castillo dijo...

en fin. Que Ramón no ha visto el comentario. lo pondremos al tanto, saludos nohay poema¡¡¡

Alejandro dijo...

ea chapulín. qué chingón poema. un abrazo grande

Jorge Solís Arenazas dijo...

Me gusta saber que sólo nos leemos entre nosotros. Abogo por la construcción de ghettos cada vez más cerrados, tiránicos y mafiosos. Hay que regresarle un poco a todo esto de lo que nuestras buenas maneras nos han quitado.

Sobre los poemas: bueno, Ramón, supongo que ya sabes lo que pienso...

Un abrazo

karen dijo...

uno, dos y tres. muy bien. ahora que sigue?

Daniel dijo...

Ramón:
acabo de leer Diáfanas espigas, y contrastándolo con el poema que aquí pones, veo que has cumplido de una manera brillante con tu cometido de no ser el mismo. Me gusta mucho el texto, a ver si me mandas algo más o me pasas Fotosíntesis pronto.
D.S.P

Antonio Siega dijo...

En nuestro momento histórico, no es poco común la construcción de este tipo de textos, en donde la línea conductora parece ser aquello que se ha denominado el zapping. El Zapping poético tendría su razón no en una imitación del Zapping televisivo, sino en una recuperación de referencias más tangibles que las meras experiencias personales, de lo contrario se corre el riesgo de elaborar discursos rápidamente solubles. En los poemas de Peralta encuentro una mirada, que parpadea, a un mundo que pasa veloz ante los ojos del lector y del creador. En lo personal, no es el vértigo lo que me resulta un obstáculo, sino cierto aire de intrascendencia en lo que se dice.

Nomish dijo...

WOW, me encanto super tu poema
Se merece mas que un aplauso

Anónimo dijo...

ramòn. bien, sì, buen trabajo, pero no dejes en olvido fotosìntesis. o si vas a hacerlo al menos pasame el archivo.

loo

Sandunga dijo...

hey ramón, un abrazo fuerte. coincidencias afortunadas en la red. brenda ríos

Anónimo dijo...

no me gustan aun tus poemas falta que los escribas con el alma uses imagenes no tan comunes y ser mas intenso tienes talento esfuerzate puedes hacerlo mejor

Anónimo dijo...

hola ramón, me parecen muy buenas tus prosas poéticas (no son precisamente poemas, tú sabes, pero hay poesía...), me recordaron a Ives Michaud y còmo plantea la condición intermitente de nuestra mirada moderna, enfrentada a un disque-triunfo de la estètica. Me recordó la supuesta "vaporización del arte de la que este cuñao. Estoy deacuerdo contigo en aquello de huir del maldito estilo subjetivo. Ya sabes, uno nunca acaba de ser uno mismo, es más, tú sabes si realmente existes?... bueno, yo sí lo dudo y no creo que exista un estilo subjetivo salvo bajo condiciones de neurosis y sus curiosas sugestiones. No queremos mesianismos ni en esto, ya basta. Un abrazote. Hay mucho trabajo qué hacer,estamos contigo. Desde Arandas Jal. Espero luego compartir algunos textos contigo, por cotorreo. Que bueno conocer a alguien que no trabaja para el sistema monetario, je je. y hasta cree...y hasta produce y preserva la belleza... chido, sabes tengo dos hijos chiquitos tan bonitos como la ternura, je, y ellos te lo agradecen también.

Isaac_ortiz@hotmail.com