25 marzo 2007

Amaranta Caballero


















mencionada por
Minerva Reynosa

menciona a
Cristina Rivera Garza
Margarita Valencia Triana
Dolores Dorantes
Omar Pimienta
Pepe Vázquez
Ernesto Priego
Gabriela Torres
Oscar David López
Daniel Aguilar Ruvalcaba
Eduardo Martín del Campo
Amy Bernier


Bio-bibliografía

Amaranta Caballero Prado, (Guanajuato, Gto. 1973). Escribe. Estudió la licenciatura en diseño gráfico en la Universidad de Guanajuato. Recibió la beca estatal en Guanajuato a jóvenes creadores en el género de poesía en la emisión 1997-98. Ha publicado su trabajo en revistas nacionales como Tierra Adentro, Alforja, Blanco Móvil, Los Cuadernos de la Manscupia, Revista Literal, Yubai, Literal e internacionales Los Flamencos No Comen (Montpellier, Fr.). Ha sido incluida en dos antologías editadas por Conaculta: Creación Joven (1997), Poesía (1999); y en La Tentación de Orfeo (Ed. La Rana, Gobierno del Estado de Guanajuato, 2000). Ha participado en diversas intervenciones como Gestación, nueve meses creando, luriartística, en la ciudad de Guanajuato y con estudiantes de la maestría en artes visuales de UCSD con el proyecto Caltranzit, en la Herbert Marcuse Gallery y en el Museo de Arte Contemporáneo en San Diego. Fundadora y editora del Interdisciplinario La Línea. Ha publicado: Tres Tristes Tigras (desde esta esquina) en coautoría con Teresa López Avedoy y Mariana Martínez, proyecto que ganó el premio a la convocatoria Nueva Serie Literaria del Centro Cultural Tijuana 2002. Bravísimas Bravérrimas (La eternidad en un paso. Un paso no en falso) Aforismos, es el libro publicado más reciente en coedición con las editoriales independientes: Ediciones de la Esquina y Anortecer.
"Corta-(al)-Azar: Lecturas de Julio Cortázar a inicios del siglo XXI", por Cristina Rivera Garza con Ana Clavel, Amaranta Caballero Prado y Heriberto Yépez, en Maricruz Castro, ed., Puerta al tiempo: Literatura latinoamericana del siglo XX. México, Porrúa/itesm-Campus Estado de México, 2005, pp. 293-314. Fue incluida en Antología Aforística Mexicana de Javier Perucho y en el libro Los Mejores Poemas 2005 realizada por Francisco Hernández, Ed. Planeta, serie Joaquín Mortiz, 2005. Poemas en la Revista Literal, número especial dedicado a los Jóvenes Escritores del Norte. Editada por Difocur. Culiacán, Sin. Mayo de 2006. Incluída en la selección de Microrrelato Panorama de la brevedad realizada por Marcial Fernández. Publicada en el suplemento El Ángel del periódico Reforma. Octubre de 2006. Colaboradora de Los Flamencos No Comen. Revista de literatura, arte y política. Montpellier-Berlín. Representante de la revista mexicana de poesía Alforja.


Poética:

Hoy por hoy en Trance-trancisión-traduzco:

Traducir triplica estrepitosamente el histrionismo de una letra. O lo destruye.

Traducir transtorna ojo, punta, filo, lengua. Transforma y difama. Traiciona.
Trenza. Transita.
Traducir tercia entre escritura, línea, espacios vacíos: silencio de la hoja.
Traducir interpone. Traducir deletrea trinos manchados de tinta.
Traducir trafica el significado por significante.
Traducir induce e inquiere. Requiere.
Traducir traviste La Norma. La Letra. La Palabra.
Traducir es ver a ciegas las rayas del tigre.

Me traduzco.


Poemas


Palabra: Cuerpo

Decir el cuerpo. Antes que pensar: sentir: confirmar.
Una falta.
Una fisura.

Eso que se arriesga. Eso que abarca.
De la punta de un dedo.
Del talón.
Del filo de la uña.
La piel.

Lo que sobrevuela: ácara feromona.

Decir el cuerpo. Sudar el cuerpo. Humor.
Expandir. Soltar.
A veces olvidar el cuerpo.
No ser. No estar.
Dejarse ir.
Con el cuerpo. Sobre el cuerpo. Bajo el cuerpo. Sin el cuerpo.
Ejercicio mental.
Espasmo. Marasmo.
Viento que aprisiona: Oquedad: palabra.

Decir el cuerpo: Tocar.
Yema del índice sobre el filo del labio.
Vello erguido. Longitudinal.
Lengua molusca que arroba.
Salivar saliva: Salva.

(Silbo)

Perforar el cuerpo. Violentar.
Violetas tornasoladas de un manchón tipográfico: rococó.

(Lirio)

Hematoma lirio: Bilis: Jugos míos de mi cuerpo vario:
El cuerpo de órgano interno.
El cuerpo hueso.
El cuerpo vítreo.
El cuerpo alterado. Transformado. Trastocado.
Cuerpo vicio, nunca etéreo: terrenal.

Decir el cuerpo: Tu cuerpo: el mío: Exhalo.


texto publicado en Los Flamencos No Comen núm. 11



LO PRIMERO QUE NOTÉ


Hoy por la mañana pude ver muy claro
el punto lejano de la carretera inundada de rojas luces
-ensimismadas e individuales, propias de rebaño original-
que consuman cada día el rito hacia Rosarito, muy rosadito.

Ah que osado, el camino.

Hoy por la mañana pude ver muy claro
la arena suelta, envuelta y en vuelta
sobre su propia redondeada lucidez.
La grave grava asfáltica cementerosa que hiciera
patinar
mis pies.

(Osadito el camino, ya dije)

Hoy por la mañana pude ver muy claro
que la vieja combi combada de hojalatería prestada
y setentera inconclusa,
la vieja combi combada aparcada desde hace treinta años
de mismo perro abajo,
enpolvado y ladrido ciego,
treintañero el perro como yo
que cada día bajo
por la loma malona de mis días y seis años de frontera presurosa,
desapareció.
Muestra decir que nada es para siempre.

(Otra vez el rosa rosado de rosa, qué cosa!)

¿Qué falta? ¿Porqué todo tan sin verde vida ni morado segundo?

Hoy por la mañana pude ver muy claro
que ni ramas, ni hojas,
ni combi combada ni perro.
Puras luces.
Rosas rosadas rojas.
Todo muy claro.
Demasiado.
No verde vida.
Nunca más morado segundo.
Y clara, a lo lejos: la parada del camión.

A la enórmica, magnífica e insular Jarancanda
de la loma de mi calle
la arrancaron.

Entonces ahora claro quiero ver
que ose el camino osar: raso: rosa: sarro.



PAISAJE
(...seis horas en encontrarme...)



Dentro de un rectángulo transparente
se enclavan los cerros de verdes elevaciones.
El cielo se recorta esta tarde anónima, lleva el color gris firme como un guerrero luminoso.

A través de este rectángulo veo
la curva perfecta donde un hombre y una mujer se besaron. Del beso
se levantó insomne
el viento que trajo a la lluvia. Era la madrugada.

El caserío distrae el verde de la cañada. En tonos rojos, ladrillos, azules,
mostazas,
le guiña el ojo y las manos de esta ciudad se duermen.



La palabra se descarapela.



Frente a mis ojos la roca: Pétreas las arrugas de una sábana.

A este rectángulo algunos a veces le llaman ventana. Pero no lo es.

Delgado y solo, distante, un faro me mira. En su lenguaje ermitaño
susurra las olas, la espuma, los peces de un mar que nadie ha visto.

Inesperado, agudo y filoso
un relámpago traspasa la pierna de un hombre.

Se acalambra el paisaje.

Otro hombre balbucea, habla desde un mundo poblado de pájaros
de carne blanda y plumas torcidas color sepia. Uno tiene el paladar
y los dientes negros. El otro lleva los ojos ardiendo y el sueño enrarecido. Es el mismo eco resonando en lenguajes distintos. Es el mismo hombre haciéndose otro hombre.

El cuenco de una cuchara contiene calcio diluído y previamente triturado en un mínimo mortero. El cuenco de los ojos del hombre se inunda.

En un momento todos estamos ciegos. Nada permanece.

La ventana rueda.

Dentro de un rectángulo transparente una mujer observa cómo su aliento cambia el color de un cubrebocas. Eso es sólo, o casi, imperceptible.


Un hombre acostado tiembla inundado de sueños en blanco.
Calcio y sulfato ferroso estancados, clandestinos, en las comisuras de su boca.

A mis espaldas
el hombre duerme bajo el arco de una puerta que no conozco.

15 comentarios:

Rodrigo Castillo dijo...

Amaranta, gracias por entrarle a Las Elecciones. Un abrazo-virtual o una abrazo-ouija¡ cuál?

alain sicard dijo...

Amaranta :lo sabe « La poésie se fait dans la bouche ». En la « Poética », me gusta esta manera tuya de agotar los significantes, pegándolos y acariciándolos, maltratándolos y amándolos, amarantándolos- hasta que confiesen. Hasta que digan que son ella..

« Traducir es ver a ciegas las rayas del tigre ». Le encuentro a la imagen un discreto sabor borgesiano. El ciego de Palermo también leía en el cuerpo de los tigres.¿ Quién sino él para ratificar que sólo se acierta a ciegas. ? También otro argentino : « Son los ciegos los que nos iluminan ».

El juego con el lenguaje da la espalda a la inanidad sonora, a la futilidad armoniosa. Desemboca en un « ejercicio mental’ que un pasaje de « Palabra : cuerpo » (otra Poétca) trata de condensar Debajo de la fiesta de los significantes la tentación mística acecha : « A veces olvidar el cuerpo. / No ser. No estar »). Pero : dejar de ser el cuerpo para ser el cuerpo-verbo, « cuerpo vicio : nunca etéreo : terrenal ». Humor. Sudor. Palabras.

« Rosarito, muy rosadiito » esconde en su nombre su traición : « no verde vida »sino « raso », « sarro ». No mienten los anagramas. Pero rosa es también osar : osadito el camino de los poetas, el camino de las amarantas.
Alain Sicard

Anónimo dijo...

Amaranta Cabellero ejemplifica uno de los principales escollos del blog: pretender que con una ficha bibliográfica se justifique y se califique el quehacer poético. Incongruente la dinmensión de su bio-biografía cuando una lectura atenta delata la carencia de talento, de "intuición poética". Amaranta no "agota los significantes" como dice el adulador Sicard; sus juegos retóricos del nivel fónico-fonológico (aliteraciones, paronomasias, anáforas etc.) son simplones y ripiosos, "facilones". Podrá anotar premios y publicaciones -como muchos aquí lo hacen- pero de ninguna manera eso significa calidad. Atte H. B.

Laura Solórzano dijo...

Bueno, de què se trata este pletio con Amaranta? Pinche misóginos.

Julio Antonio Maré dijo...

Amaranta Caballero: A mí sí me gusta tu poesía. Y si me aceptas el piropo, pues estás muy guapa. Saludos desde Querétaro!!!!

Anónimo dijo...

Estimada Laura Solorzano:
Si comentar y evidenciar la probreza retórica de Caballero te parece misoginia estás en un verdadero error. ¿Acaso deseas ver sólo comentarios "agradables" porque es mujer? Es problema no es de sexo, es de poesía y la que presenta Amaranta es, desde mi lugar de lector de este blog, de las peores que aquí he leído. Yo no tengo problemas con las poetas (o poetisas si así lo prefieres)sólo apelo al diálogo que la página proporciona y si te parece que mis comentarios están fuera de lugar te hago saber que no pretendo tener la razón y con gusto podemos platicar sobre la poesía de Caballero PERO CON ARGUMENTACIÓN. Si te parece que mis comentarios son ofensivos o sólo quieren chingar a lo wuey te reto a que me contradigas con conocimiento de causa. La crítica, estoy convencido, debe apuntalar los aciertos del escritor pero también -y sobre todo- debe poner en entredicho la gracia pública de que gozan los textos y los autores y con ello recalcar el lugar que un poeta, por ejemplo, desempeña en el quehacer literario en el que gesta su producción artística.
Te repito: no tengo problemas con las poetas (Me gusta la poesía de Dolores, de Nepote y algo de Cerón me llama la atención), y si opino de forma "peyorativa" es porque este espacio, abierto y plural, permite expresar las oponiones de los LECTORES que me parecen más importantes que las opiniones del amigo, el tío o el compadre.
Mi correo, por si deseas entablar un diálogo: j_barriosan@yahoo.com.mx
atte: H. B.

Laura Solòrzano dijo...

Pues ahì te va mi argumento, feminazista si quieres: me vale madre tu opiniòn. Laura Solòrzano

Anónimo dijo...

¡Pero que magnífica respuesta! ¡Pa'que discutir, si nos pedemos romper la madre, ajua!
Yo tampoco creo que los poemas de Amaranta sean buenos, están llenos de versos flojos, de cacofonías grotescas y son aburridamente ilógicos.
Pero para que darle publicidad , su entrada estaba bien en blanco o con los besitos de Alain.
Menos prozac y más poesía!
(ese H. B. a mi sí me interesa el diálogo, te dejo mi correo y platicamos sobre de las rayas del tigre, aquí seguro nos golpean

palabrautonoma@yahoo.com. mx)

Laura Solórzano dijo...

sí, claro, platiquen entre ustedes. ya sabes qué se oculta detrás de la misogínia.LS

Anónimo dijo...

¿Quién es HB? ¿Escribe ensayo, poesía, cuento? Me latieron tus comentarios. Veo disciplina, humor, talento, se agradece. Tengo 19 y empiezo una carrera en Letras Españolas. Por fa, deja e-mail. A mí no me interesa hablar de esta señora.

Anónimo dijo...

"H. B." Abrevia a "Hiram Barrios". Soy estudiante de letras. He publicado cuentos y ensayos.

Mi correo: j_barriosan@yahoo.com.mx

Gracias a la banda que busca diálogo

(Una pregunta para Laura Solórzano: "¿te ampara el adverbio? ¿te abraza el páramo del artículo?..." o sólo "¿no tienes hechuras?... He leído tus poemas, casi todos semejantes, sin embargo el libro que titulas "Boca perdida" me pareció interesante. Si fueras más tolerante te dejaba un comentario. Espero verte pronto por aquí)

Anónimo dijo...

Amaranta,

Me da gusto que haces lo que te gusta, siempre fuiste muy talentosa y formas parte de los mejores recuerdos de mi niñez. ¿Cómo olvidar tus dibujos? Saludos,
Nora Macias

laura dijo...

justo un año después, entro accidentalmente a esta página y... yo soy Laura Solórzano y yo jamás dije lo que aparece arriba, alguien usurpó mi nombre para agredir de manera tonta e intolerante....yo no acuso a nadie de misógino sin argumentos.

Anónimo dijo...

Lamentablemente para la "escritora" coincido con un par de lectores respecto a la raquítica calidad de estos textos. Poetas, pseudopoetas o cuasipoetas como Amaranta en Guanajuato los hay en cada esquina y en cada revista. Muchos fueron becados, otros publicados como ella por pequeñas editoriales,pero pocos hacen de la palabra ese tirabuzón tan burdamente acomodado como la señora Caballero. Si yo fuera palabra, que me escriban en el parabrisas de un autobús urbano, pero jamás en un poema de Amaranta.

Anónimo dijo...

Hola Amaranta, Aquí Julio Morales, te mando muchos saludos y mi amigo Marcos García también desde Aguascalientes.