13 agosto 2007

Antonio Marts







mencionado por
Avelino Gómez

menciona a
Carlos Vicente Castro
Nadia Contreras
Marco Fonz de Tanya
Xitlálitl Rodríguez
María Rivera
Fanny Enrigue
Ricardo Solís

bio-bibliografía

Guadalajara, 1976. Director de la editorial Paraíso Perdido. Edita(ba) la revista de literatura La Voz de la Esfinge. De pronto escribe cuento. También poemas (un poco más seguido), tiene dos libros publicados: Antes de Estar Tierra Adentro, 1998, y La memoria, el eco Ecrits Des Forges, 2004. Alguna vez hizo traducciones. Gusta de manejar en carretera y sacar la mano por la ventanilla, del cine, la música, la fotografía, la pintura (que no pintar), estar en una alberca, de la playa, un buen vino blanco (frío, sin lugar a dudas), discutir y conversar. Observa. Ahh y es parte del proyecto musical "Leonidas y sus 300".

poética

Poesía es oración: la otredad. Casandra balbuceando la revelación e imposibilitada de ser escuchada. Expansión e insuficiencia del lenguaje. Totalidad invisible. Transformación de la palabra: evolucionar. Abrir los ojos cada día. Reconocer-Desconocer. No sólo el papel. No sólo la letra. El lenguaje.

poemas


Pont des Arts


Ya fue mucho Pont des Arts
noche, día, atardeceres y pasos
mucha fotografía y postales
mucho de ¿encontraría a la Maga?
La Maga no estaba ya en el corazón.
Seguí buscándola.
La Maga, yo, no en París.
Pero seguí buscándola.
Y Yiann Tiersen puede seguir tocando sus notas más parisinas
sus notas más melancólicas
mientras el Sena avanza
y esta luz perpetua de 9-10 de la mañana.
Permanecer en el barandal,
de lo alto de la torre
una luz comienza a buscar lo inasible
en algún recoveco de la gran ciudad.
La noche comienza a calar los huesos.
Los ojos encandilados.
La garganta deshecha por el nudo
porque nunca apareció en el Quai de Conti.



Japonesa y luz indirecta


I


Ella mira ajena hacia la nebulosa de la habitación
a su espalda la luz atraviesa por la ventana y somos testigos de la tarde.
Hay gracia en su mirada, en su estar de pie con una mano en la cintura y tensión en el
. . . . . . . . cuerpo que revela expectativas
esa tensión la he visto en algunos felinos antes de saltar sobre su presa,
en el instante en que el francotirador presiona el gatillo
o el fotógrafo el obturador de la cámara.


La luz juega a envolverla y transparenta su vestido, lo evapora.
La mirada sigue estática se vuelve irreal y fantasma,
la tarde es la vida vuelta instante repetitivo.


Antes de la fotografía la luz ya estaba,
y en esas horas las minúsculas partículas que nos conforman
salen disparadas al vacío.
II

Se ha movido: las manos acarician su cabello líquido, pantalla, moaré, imagen difuminada
. . . . . . del pleno movimiento.
Rota la mirada hacia el interior de la nebulosa perdida, la habitación, nos mira ahora
. . . . . . . franca, directa. Sonríe.

Del otro lado nosotros, nadie, alguien invisible, la observamos.
Sonrisa cómplice, pero de quién,
acaso sabemos quién es ella ¿de sus sueños? ¿De los ecos, las palabras, sus momentos?
El vestido también ha cambiado, en su agitarse es un ente vivo con la piel de flores o
. . . . . . .palabras japonesas.

La desaparición gradual de los objetos, de su rostro, por un instante capturado
y pegado a la memoria con alfiler profundo
la próxima vez que mire, si es que mira, habrá de preguntarse qué fue de la felicidad de
. . . . . .entonces

III

La joven desnuda de espaldas a nosotros
mira por la ventana, hacia fuera de la casa, de la habitación, del poema, de la línea de este
. . . . . . verso…


IV

Apenas la luz indirecta de una vela o una lámpara con pantalla que alarga las sombras
..........de la noche
Ella pasea desnuda (o intuimos que pasea) por la habitación, su sombra esbelta sigue los
...........pasos de una danza complacida
Felina satisfecha tras el sabor de miel de sus andanzas nocturnas
en el cuerpo desvanecido aromas frutales y a madera
La luz vespertina desaparece mientras la sonrisa
y el temblor en las piernas y el frío en la punta de los pies también.
Alguien destapa una botella y sirve vino, beben,
se miran desnudos, sin sueños ya
mientras la tarde se diluye en una lágrima
o en una gota de sudor que escurre

y anochece.


Para mauxi y sus desvarios fotográficos

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que está verde

Anónimo dijo...

La poesía de Marts es un manantial entre todo el desierto que se publica en Guadalajara.

Iván Hernández

Miguel Mariscal dijo...

Pues te diré que en Guadalajara se publica buena poesía...

Anónimo dijo...

Guadalajara no está desierto de poética