30 noviembre 2007

Julio César Toledo














mencionado por
Karina Falcón

menciona a
Ricardo Yañez
Julián Herbert
Roxana Elvridge-Thomas
Raquel Huerta-Nava
Jair Cortés




bio-bibliografía

Julio César Toledo (Chicontepec, Veracruz 1977). Estudió la licenciatura en Ciencias de la Cultura en el Claustro de Sor Juana y Teatro en el INBA. Obtuvo la especialidad en literatura en la Universidad de Aarhus, Dinamarca. Es egresado de la Escuela Dinámica de Escritores.
Obtuvo el primer lugar en el certamen de poesía de escuelas del INBA, el premio nacional de poesía “el búho”; el premio nacional de dramaturgia joven UDEM y la beca de la Latin american performer artist foundation, Nueva York.
Tiene publicado el poemario Del silencio (FRAF 2004) y la obra de teatro Hombre, mujer y perro (Anónimo Drama 2004). Es coautor del libro de ensayos Owen, con una voz distinta en cada puerto (Fondo Editorial Tierra Adentro 2005).



poética

El poema es un diapasón. Imaginemos de pronto y sin reservas un diapasón metálico a punto de ser golpeado para vibrar. Buscamos con este acto (el de hacer sonar el diapasón) una nota breve pero exacta, que nos oriente. La nota que saldrá del instrumento es la poesía, es la nota que habita antes del instrumento pero no puede ser oída sin él. La herramienta que tañe el poema es el sentido, con él es que le damos el golpe que lo hará vibrar (aunque siempre hay opciones, otras herramientas, ritmo, imágenes, silencio). La fuerza que se le imprime al instrumento es también vital, de la precisión en la fuerza depende la belleza, la claridad y limpidez de la nota que dará: la mano con su fuerza es el lenguaje. El poema es un diapasón que se tañe con sentido, con la fuerza del lenguaje y emite esas breves notas que son capaces de romper cristales, provocar aludes, conmover. El poema es un diapasón cuyo éxito depende de su hechura, de la perfección de su hechura. El poema, pues, es un instrumento.



poemas


ANDO

por estas calles y el ruido
me es ajeno.
Tomo alguna avenida rumbo al centro
mientras vago
siento firme, bajo de mí, el suelo
al tiempo que desestimo la importancia de los pies.
El ruido sigue,
:::::::::::::::letargo—
ajeno.
Doblamos en la esquina (yo, otros 10),
me detengo. Observo el semáforo,
me toco,
me siento.
¿Soy yo quien mira fijamente
o es el ámbar que me sostiene?
Abro la boca en un reflejo:
lo sé ,
soy el resultado de la evolución de un pez.
Sigo por la calle pero ahora entiendo.
Sigo, transito por el centro
pero ahora con fluidez, ahora,
—aún sobre mis piernas—
::::::::::::::nado.
Soy el pez anterior a los mamíferos
insomnes que inventaron la ciudad,
sobreviviente del inicio,
rastro de cardumen disoluto.

Antes,
el aire fue sólo un alcahuete
intermediario
donde ardía el reflejo.

Y la luz también era innecesaria.

Fui embrión.
::::::::::::::::::Soy pez.
Y a veces también soy mi semen

::::::::::::::::::::buscando
::::::::::::::::::::::::inútilmente
:::::::::::::fecundar.



POEMA AVIÓN

Estas palabras que lees
tienen estructura metálica y aspiran a poema,
quieren ser, en sentido estricto una aeronave.
Llámale avión, me da lo mismo;
lo importante aquí es
::::::::::::::::::::::::que vuele.

Lo vital es que el poema tenga alas,

asientos al menos para dos:
un piloto resulta imprescindible.
Que trabaje el torrente de sangre combustible,
que deje
en el espacio
su esencia hecha de humo;
que haga, en su pirueta,
una señal discreta que se pueda ver.

Intenta despegar este poema
con sus ruidos y sintaxis propulsoras,
ganar altura con los signos,
planear, acaso, en consecuencia de los verbos;
tal vez,
después de tu lectura,
monosílabo, se atreva a aterrizar.

El poema tiene por fin último volar
—mejor, ser vuelo—.

Y si algo transporta por los aires,
será más que palabras predispuestas,
habrá sido,
venturosa maquinaria,
un avión.



(RUDERR O EPÍLOGO)

Ya luego se verá, si se relee, que a veces
—depende también de las corrientes,
del piloto,
de la forma de leer.—
El poema no despega.

16 comentarios:

Josué S. Hdez. dijo...

sinceramente, al principio, apreciable Julio Cesar, tus poemas me dieron la impresionde ser espuma...
hace un rato, reflexionando frente a un filme absurdo sobre la evolucion humana, recordé como un destello luminoso en medio de una bruma inquieta tu poema seminal y pez y aleta en medio de las calles de alguna ciudad ignota...
el semen que tu viertes sobre el musgo en la poesia deja esporas... hay que esperar un poco y "voilà", la sombrilla del hongo nos protege de la lluvia a carcajadas venenosas...
por cierto, le cortaste los huevos a tu huron? o acaso hiede a almizcle tu aposento?...

Salut...

Julio César Toledo dijo...

Hola Josué. La mera verdá, está muy chido lo que dices...
Siempre he creído en esa posibilidad, la de hacer daño post golpe, post lectura, pues.

Yago (mi hurón) estña operado sí, mas no he sido yo quién acabó con sus órganos sino algun veterinario.
Un abrazo

Trino Fiesa dijo...

Lo simple e impercebible se hace presnete en tus poemas. Cuantas veces respiramos y no nos damos cuenta que pasan cinco segundos sin respirar ni una sola bocanada de aire me ahogo. Magnificos poemas lo mejor de mi semana.

www.trinofiesa.blogspot.com Poesia sacada a patadas de un burdel a dos cuadras de mi casa.

Julio César Toledo dijo...

Ese Trino, gracias. Me parece que la poesía esta echa un poco de eso "ni una bocanada de aire me ahogo" y luego el aire tenáz que nos inunda...
Un abrazo de pez desde esta pecera

Anónimo dijo...

La poesía, Julio, tienes razón, a veces no despega. Lo siento.

Julio César Toledo dijo...

Querido Anónimo, no lo sientas. Es decir, no compadezcas la falta de vuelo, mucho menos a quienes escribimos el poema que no voló, así es esto, a veces se despega y a veces no; a veces ese mismo avión vuela y otras se queda quiero sin intentar siquiera. Gracias por pasar por este aeropuerto

Jorge dijo...

Julio:

Felicidades... Te veo arriba si te alcanzo...

Julio César Toledo dijo...

Jorge, gracias. Tus palabras son turbosina para mis versos. En este camino andamos y seguro nos encontraremos pronto.

Anónimo dijo...

Hola. ¿Naciste en Chicontepec?
Yo también soy de allá, pero vivo en Culiacán desde hace años.
Está muy chida la página.
Y qué gusto encontrar a alguien
que aprecia la literatura, y que apaarte es paisano !

Mariel Iribe Zenil

Julio César Toledo dijo...

Hola Maribel. Sí, nací en Chicontepec. Y claro, ese Zenil es muy de allá, en una de esas hasta parientes somos. Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, Julio César. Felicidades por el premio Rodulfo Figueroa. Leí Quicio y me parece que se adelantan buenos versos pero queda corto, el nuevo libro espero que alcance más altura. Un día de estos nos tomamos un café y platicamos o algo más...

T.N

Julio César Toledo dijo...

Muchas Gracias T.N. Me parece que sí, Quicio fue un apresuro, y que su paso por los talleres editoriales sirvió, sobretodo o solamente, para sentarme de una patada en el escritorio y hacerme preguntas con más calma sobre el oficio y la intención de ejercerlo. Me dará mucho gusto que leas Suplencias Para El Nombre del Padre y me des tu opinión. En la mía creo haberme plateado un reto, madurar un poco mi escritura. Creo que este nuevo libro es mucho más cercano a mí, a lo que quiero decir y cómo quiero hacerlo. Alguna vez un buen maestro me dijo que no hay que apresurarse a publicar porque uno se arrepiente muy pronto; le creo y lo confirmo, pero al mimso tiempo creo firmemente que a veces ayuda, como en mi caso, a espantarte y poner empeño en lo que se hace. Gracias de verdad.

Anónimo dijo...

¿¿Almas gemelas??

Me llamo Julio César Toledo, nací en 1977 en Toledo (España) y también cultivo las letras. Licenciado en la Universidad de Salamanca.Si quieres conocerme...

mail: juliocesartoledo@hotmail.com

Anónimo dijo...

noooo!!!
2 julio cèsar toledo nooo!!!

NECHITA dijo...

hola soy de chicontepec y me da gusto que alguien como tu ponga a chicon en alto yo vivo en salina cruz oax y ya mis papas tampoco viven en chicon asi que añoro el zacahuil y el rico pan unico en el mundo sige adelanta y sientete orgulloso de ser de donde eres <<<<<<<<<<<<< atte. maria ines rojas

Tepoxteco3 dijo...

Soy nahuatlato y yo no hago poesía aunque leo mucha poesía y narrativa contemponarea, yo hago narrativa nahuatl. Soy de Tepoxteco, Chicontepec. En donde puedo comprar tus obras?

Saludos desde Varsovia,
ma cuiponi totlahtol.