27 marzo 2007

Cosme Álvarez














mencionado por
Jorge Fernández Granados

menciona a
Jorge Fernández Granados
David Huerta
Sergio Negrete Salinas
Leonel Rodríguez Santamaría
Luis Cortés Bargalló
Mario Bojórquez
Jeremías Marquines
Daniel Sada

puede leerse en
http://cosmeal.blogspot.com


bio-bibliografía

Cosme Álvarez (Ahome, 1964). Poeta, narrador y ensayista. Ha fundado y dirigido las revistas Revólver (1991-1992) y Astillero (2000). También es músico. Dirigió la revista musical Café Carnaval, donde, como en 1987, compartió escenario con Jaime López.
Ha publicado los libros Vivo sueño (Ediciones sin nombre, 2006); El azar de los hechos (Fondo de Cultura Económica, 1998); El cántaro de fuego, (edición privada, 1994) y Sombra subterránea (Fondo Editorial Tierra Adentro, 1992) firmado con el seudónimo de Cosme Almada. Algunos de sus poemas aparecen en Eco de voces. Generación poética de los sesentas (Ediciones arlequín-Fondo Nacional para la Cultura y las Artes-Sigma servicios editoriales, 2004); también en la Antología de poetas sinaloenses editada por Eduardo Mendoza (Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, CONACULTA, 1996). En el volumen Taller y Tierra Nueva, libro colectivo editado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, 1988), se publicó una entrevista suya al escritor Rafael Solana. Uno de sus cuentos, Es el fantasma, aparece en La bamba cultural, anuario del Instituto Mexicano de Cultura en Chicago, 1999.
En 1997 obtuvo el Premio Nacional de Poesía “Gilberto Owen” con el libro El azar de los hechos.


cosmealvarez@yahoo.com


poética

Los poemas no dan respuestas, hacen preguntas. Son signos con los que el hombre se interroga a sí mismo y pregunta por el mundo. Las preguntas se hacen, los poemas se escriben. Sólo son reales si se escriben. Y se dicen.

Los poemas no son respuestas sentimentales, son preguntas de experiencia. Son la sucesión de momentos, la palabra de la experiencia y la experiencia de la palabra. Son diálogos de pertenencia. Las palabras del poema hacen visible lo que los ojos han visto. La poesía pregunta con palabras por lo innombrable.

El poema dice un yo de muchos rostros y de una sola cara: dice al hombre, dice al yo plural de la experiencia humana. El poema dice yo y mi multitud interpretada.

El poeta no señala direcciones: sigue huellas en el río la experiencia. El poema es la brazada en el agua de la vida.

La poesía trae realidad a los hombres; trae verdad a la realidad. El mundo es menos real sin la pregunta del poeta, sin el diálogo de pertenencia que proveen los poemas.



poemas


PRESENCIAS


Cada tarde

nacen y mueren

bajo la máscara vieja del hastío,

bajo la mueca de la luna,

las geografías de sus rostros

de palo.

Su lenguaje de limo crece,

árbol de tierra,

en el bosque del silencio.



Llenos de sí son un vacío

en el paisaje,

oquedades,

más viento que presencia,

tolvanera,

más voz de polvo que sonidos,

vértigos,

sus ojos no miran: murmuran,

dicen

con sílabas negras el nombre de la noche.



Vértigos,

son gritos del olvido,

rumores en la frente.

Son un bosque,

sus follajes sangran luz;

rizomas,

árboles de polvo viejo

en la tierra florida.



Surgen al mundo con el vértigo

de los días sin fruto;

flores marchitas del azar,

su silencio nos habla

desde el árbol:

pájaros negros en los ojos.

De Perra blanca



INSOMNE

Sentado a la mesa, delante la vela,

percibo el mundo y no hay división.

Mis ojos se cierran pero miran;

la llama de la vela me ilumina.



Los ojos se han cerrado pero miran,

intensamente miran;

su ver se prolonga más allá de mis ojos.

Este cansancio no me quema.



Los sentidos, abriéndose sin mí

—más allá de mí— son puertas infinitas,

o barcos que navegan por el agua de esta nada

que llamamos realidad.



Las cosas ya no existen, no son cosas:

son silencio,

círculo que se abre

se dilata se prolonga sin orillas.



Sentado ante la vela, yö ya no soy yo,

no hay centro ni hay distancias.

Mi cuerpo se diluye en los sentidos

y es tremendidad.



Mi cuerpo

es un puro silencio sin puntos cardinales,

agua inmaterial

por donde el ojo mira el mundo.



Mis ojos permanecen cerrados,

se abren al silencio.

Siempre es ahora, la misma hora siempre

y todos los lugares son el mundo.



No hay gente y no hay calles,

no hay cosas sino mundo.

Las formas visibles del mundo son apenas una cresta,

lluvia parda que ensordece los sentidos.



Todo lo que soy sólo fluye,

agua a la deriva de mi cuerpo:

lúcida punta de un iceberg sin medida

en el agua inmaterial de lo existente.



Escucho el rumor de mi agua rauda

brotar desde la llama de la vela,

un mástil de la luz ilumina

la proa de las cosas que juegan a ser cosas.



En lo alto de la torre del silencio

observo con el tacto y el oído las figuras,

océanos visibles que apenas son bahías

o el costado de otro río.



Con los ojos cerrados miro islas,

archipiélagos en medio de un naufragio,

continentes que no son lo que los ojos

formulan como el mundo: magia insomne.



No hay cosas ni hay personas,

tampoco sustantivos;

sólo está la base de las cosas:

relámpago que estalla.



Relámpago la base que nombramos al mirarla

y es inútil —el nombre del silencio no es silencio,

no hay brújula ni puntos cardinales—:

sólo agua que no cesa.



Mis manos son vistas por mis ojos,

mis manos se posan en la mesa;

no son una bahía de mi cuerpo

ni extremo de otra cosa.



Mis dedos son un puente para el ojo,

mi boca mismo puente hacia el olfato y el oído;

mi cuerpo es otro puente y mis sentidos

son agua inmaterial que aproxima las orillas.



Mis manos son palomas y son flores,

mis dedos el rizoma del follaje,

las ramas el oído: luz que suena:

delante de la vela crece un árbol.



Aquí, donde el ojo no es mirada,

es raíz de lo visible y lo invisible;

aquí donde el oído no es la oreja,

es ramaje de lo audible y lo inaudible.



Este mar son los sentidos,

que salen a la luz y se prolongan,

que se unen por el puente de agua rauda

al océano total de lo existente.



Mi cuerpo ya no es un cuerpo,

agua en el agua y los límites perdidos;

—por el otro lado del puente

el mundo cruza el puente y entra en mí.



Nada es real, nada es irreal,

siempre es ahora, la misma hora siempre,

símbolo lunar, agua en el agua.

Y todos los lugares son el mundo.



No hay hábito en la lumbre,

no hay columna sosteniendo este péndulo de cuerpo;

no hay causa ni azar, no hay efecto,

sólo está la luz, y este silencio que suena.



Sentado a la mesa, delante la vela,

ya no hay certidumbre ni recelo,

ya no hay alegría o desaliento,

sólo este relámpago del sueño:

De Vivo Sueño



VIVO SUEÑO

(Fragmento)



farsa el hombre en el légamo del lucro,

padrote de la vida cotidiana,

farsa el nuevo hombre, huele a dinero,

huele al oro del vientre de la tierra,

Prometeo en su máquina de carne,

no hay sangre sino lucro en sus arterias,

no hay puntos cardinales, hay dinero,

el símbolo sagrado de este mundo;



farsa el hombre de cobre y excremento,

ha hecho de la vida la Gran Puta,

huele a cobre y a lucro, huele a cerdo,

calcula sus ganancias en estiércol,

los ojos en el dólar de la muerte,

la voz en el sonido de la ussuraa,

sonido gris que repta por el mundo,

limo que iguala el alma y la materia,

con pérdidas, ganancias, dividendos,

el hombre huele a cobre y excremento,

a cobre el empresario de la risa,

a cobre el escritor publicitario,

a cobre el mercader de la esperanza,

a cobre el ingeniero del engaño,

a cobre la sonrisa del banquero,

a cobre la cultura del esfuerzo,

a cobre el promotor de la persona,

a cobre los milagros del mercado,

a cobre el que cultiva fruta muerta,

a cobre el escultor de los metales,

a cobre los burócratas serviles,

a cobre el militar en la batalla,

a cobre la virtud del presidente,

a cobre el diputado en la asamblea,

a cobre los gurús de la noticia,

a cobre el abogado en los juzgados,

a cobre el que comercia con la vida,

a cobre el charlatán que mira dioses,

a cobre el analista de conciencias,

a cobre el bisturí del cirujano,

a cobre la terapia conductista,

a cobre los psicólogos de niños,

a cobre la receta del galeno,

a cobre los poetas que no estallan.



A cobre voy al mundo, estoy despierto,

la voz de la mirada ya no suena,

las alas de mis manos están rotas,

el ave de mi cuerpo se ha cansado.


De Vivo Sueño

5 comentarios:

Leonel dijo...

Cosme, las Presencias que ves alrededor piden despertar. Pero su pedir es mudo, su necesidad es desconocida para ellas, son más viento que estancia.
Sus murmullos sí son limo; de ellos brota algún árbol -aún negro porque es noche.
¿Quién puede entender la voz que dice lo que calla el rostro en el espejo?
Estos poemas no son acertijos. El laberinto se desvanece, rompamos los espejos para observarnos en las distancias, tocarnos en lo abierto.

Leonel dijo...

Por lo demás, es la poesía la que enseña ese espacio abierto, ¿no es cierto? Es ahí donde la mirada aprende a habitar. Es difícil hablar acerca de ese brote porque, ¿dónde podríamos situarlo? En todo caso, se hablaría con la voz de ese brote. Esa planta, esa mirada, es la voz.
La lectura de los poemas de Vivo sueño me ayudan a ver esto. A eso incitan.

Saludos,
l. (quien, perplejo, se da cuenta que habla como entre sueños jajajajajjaa)

desde la guarida secreta dijo...

Leonel, te agradezco los comentarios pero sobre todo la gravedad de las palabras... Es tan raro ya que alguien pueda expresarse seriamente; la mayoría de la gente deriva entre la solemnidad soporífera o entre cierto humorismo sin sentido, el cual sienten como una tarea de la estupidez que ha implicado el posmodernismo. Dejémoslo, pues, en un mucgas gracias, entiendo lo que dices. Un abrazo.

alpha dijo...

llegué primero a tu blog y de ahí vine a ver si te hallaba, no quede defraudada me gustaron tus poemas
saludos
albalpha

desde la guarida secreta dijo...

Albalpha misteriosa, qué amable de tu parte visitar el blog de La Guarida. Me alegra que una lectora de poemas no se sienta defraudada. Saludos.