29 agosto 2007

Xitlálitl Rodríguez


















mencionada por
Antonio Marts

menciona a
Luis Vicente de Aguinaga
Coral Bracho
José Vicente Anaya
Jorge Orendáin
Fabían Muñoz
Lilián Bañuelos
Luis Gastélum


bio-bibliografía

Xitlálitl Rodríguez (Guadalajara, 1982). Estudió Letras Hispánicas en la Universidad de Guadalajara y fue estudiante de intercambio en la Universidad de Rennes, en Francia. En 2001 ganó el Premio de poesía y cuento del ITESO, en la categoría de poesía. Ha publicado en varias revistas y es miembro del consejo editorial de la revista literaria Reverso. Aparece en la antología Poesía Viva de Jalisco (Secretaría de Cultura del Gobierno de Jalisco). Su primer poemario es Polvo lugar, editado por La Zonámbula en 2007.


poética


La poesía es un sauce montado en el atroz perpendicular de la palabra. Arbitrariedad y convención en una fiesta de disfraces.


poemas


Sirvo mis ojos al espejo
que ventila una habitación sin muebles
para nombrar este hueco de ciudad
desde mi cuerpo de palabra no dicha.

No hay nada al alcance de un tropiezo
o de un descanso matinal que me sostenga la memoria del sueño.
La luz ya no es luz
es un rastro de cortina
enredado en la madeja de mis pasos.

El suelo es blando, las puertas se fueron en desbandada.
En esta casa vivo como lluvia en barco de papel.

Y sin embargo, ando a tientas
porque cada noche me asomo al espejo
y lo escucho repleto de rostros usados,
del contorno del verano sobre el follaje de la cama,
de las hojas, del cabello furioso, de estos ojos que sin querer lo habitan.

poema publicado en Polvo lugar (2007) México: La Zonámbula.

__________________________________

Mis manos son dos garzas de madera
suspendidas.

Cuando el lago sube al aire, se transforma en aire.

__________________________________


poema inédito (verano 2007).

A nosa tumba ten algo de raíz e de rotunda música de vento
e de chuvia que non cesa
.

Olga Novo

A la Catedral de Santiago de Compostela
y a algunos de sus lugares circundantes



En la rueca de los mil senderos que dan redondez al mundo,
se espesa un vaho de cementerio devanado desde la permanencia rumiante del primer tiempo
en el que un cúmulo circular de piedras repentinas
domesticó las furias oceánicas y el graznido que el viento arrancaba a la intemperie.

eu atopei nas árbores o canto dunha meiga que irrigoume as entrañas

Una moura de ojos largos como un álamo a la deriva
atiborró el rostro de las montañas con su aullido de loba,
con su lengua empotrada en la textura del granito
e incrustó en mis intestinos los cardos propiciados por un roce con la muerte

eu atopei nas árbores o canto dunha meiga que irrigoume as entrañas

Desde un claro de la fraga,
dos torres se abalanzaron a la vista como una estalagmita de murciélagos,
cataratas de cuñas rocosas,
vértigo que ocho campanas desplomaron en ciudad,
laceraciones devotas que se formaron en los calderos de las horas;
y hasta ellas ví correr una parvada de oraciones peregrinas
de las que pendían una vieja con el azote de su espalda
y una flor calcárea.
Ambas descendieron lentas como copo de magnolia en regazo de la tarde,
para incrustarse al mundo bajo el auspicio sideral del olor botafumeiro

eu atopei nas árbores o canto dunha meiga que irrigoume as entrañas

Entre el robledal cuyas frondas de lluvia simulan un pájaro en su estado gaseoso;
instalé mi asombro de pararrayo
y deambulé con la boca abierta como con un infarto de huracán enfurecido en las costillas

Desde este punto álgido
olfatee las veredas que construyeron tu nombre,
con un lengüetazo de animal hambriento raspé tus paredes
hasta que una respuesta de salitre respiró dolorosamente desde la osamenta de las calles.

eu atopei nas árbores o canto dunha meiga que irrigoume as entrañas

De esta visión de flagelos luminosos y de nubes enloquecidas por las caudas de su especie
adherí mis pasos consonantes a los tambores que de esta tierra emanan con voz de oráculo
para extender la vorágine capilar de mi presencia en una plegaria de atuendos ancestrales

cantou con tu palabra diluida
cantou con esta asfixia de bruja en pira
cantou con las tumbas gregorianas de los parques
cantou con el aguijón del océano en las rodillas
cantou con una gruta de coral
cantou con una larva de arrecife

Canto, y ando con mis cabellos suspendidos en su cúspide de espasmo
entre esta ciudad de medusa transparencia
cuyas gentes desprenden un aire de órgano frutal
que se asemeja al astro más próximo
y del que bajo
-coma ti, coma unha meiga-
convertida en sendero.


poema publicado en Polvo lugar (2007) México: La Zonámbula.

10 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Veo en tu poesía algo que emerge y no deja de resonar ¿Me puedes dar tu mail?

edegortari dijo...

Muy padres poemas. Espero esta vez no recibir censura: qué guapa mitad de rostro, muy guapa saludos.

Miguel Gaona dijo...

La otra mitad del rostro, seguramente, está escribiendo poemas.

Xitlalitl Rodrìguez dijo...

Jorge! gracias por entablarlo.

saluditos!

xitlalitl rodrìguez dijo...

Edegortari! he estado trabanajando en la otra mitad del rostro, pero aún no la termino.

saluditos!

xitlalitl rodríguez dijo...

Miguel: la otra se quedó en el msn.

abracito y gracias por postear!

Miguel Gaona dijo...

Es decir que la otra mitad es de acceso exclusivo al personal autorizado. Muy adecuado, realmente.
Muchos saludos y mucho gusto, señorita.
Mis mejores deseos para el O8

MG

WANDA dijo...

hola , aparte de ser una mujer hermosa no solo fisicamente , eres una belleza de persona. creo que extraño yo mas ir a la libreria que el propio Rog. un beso y espero verla pronto pronto!!!

Paw LaKe dijo...

Hola, me gustaría mucho poder platicar contigo Xitlatil, trabajo para una productora de documentales y estamos buscando una joven escritora o periodista para ser presentadora de un programa. Escríbeme a plk296@gmail.com por favor.
Saludos