20 mayo 2007

Óscar David López













mencionado por
Sergio Loo

menciona a
Gerardo Deniz
Ángel Ortuño
Luis Felipe Fabre
Feli Dávalos
Odvidio Reyna
Benjamín R. Moreno
Sergio Ernesto Ríos
Maricela Guerrero
Xitlalitl Mendoza Rodríguez
Minerva Reynosa




bio-bibliografía

Óscar David López (Monterrey, 1982). Escritor y transformista. Posee la beca vitalicia "doña Florencia" en el rubro de Eros. Autor de los libros de poesía Roma (2009); Perro semihundido (2008); Gangbang (2007) y de la novela Nostalgia del lodo / La nostalgia de la boue (2005). Además, junto con RZKXPX, es coautor del EP The Gangbang Show (2008).
Ha recibido los premios Nacional de Poesía Joven Francisco Cervantes Vidal 2009; y el Prix de la Jeune Littérature latino-américaine 2004-2005. Ha sido becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 2005, y de la residencia artística Maison des Éscrivains Étrangers et des Traducteurs de Saint Nazaire, Francia, en 2006. En 2010 lanzó ROMAAMOR Caja Deluxe, proyecto artesanal en el que colaboraron más de treinta poetas y artistas visuales. Escribe en: http://www.oscardavidlopez.blogspot.com/

Poética


Pura conducta de desamparo: auténtica austeridad.


Poemas


DIAMANTE EXPRESIVO


A Gonzalo Rojas


Calza roja adentro: no
hablo de Santiclós,
una arañaza canalla
fulgor,
la gota que empaLáctea
mis partes lábiles: abre la boca,
Rudolph!
Toda cereza es esfera,
huesecillo caliente:
lámina luctuosa para la pequeña.
Yo soy una puta,
arma para hombre lento,
sobras completas, ya sabes,
hija de mujer guapa, fea.
Anoche en la nieve te comía.
Era del monstruo
el armario:
las calles orgía celular,
pulpo impalpable en fentín:
justa cuncuna labradora entre tus piernas.
Tócame, ya lo has dicho,
antes que la película acuática esté en celo.


FE(R)

Dando la espalda: la erección
calló. Era contenerse
à-mûr: las vocales de cabeza.
Lento odio
cuando tu lengua
apenas mía: la punta.
Eterna la madrugada.
La tristesse detrás de las cortinas.
Y nos: muy juntos: muy en preludio,
conscientes del amor gratis.



EL BUSCÓN QUIERE FLOTAR (Y NO FLOTAR)

es por amor que el buscón indaga en las grietas de la fiesta,
en el sudor del vaso,
y en la mancha del terrón:
su solapa es el costado de un camino donde el ángel avanza,
el espejo
su hit;
es un pasón de coca que no lo habita,
que no lo señala cual clave del frío:
él permanece de bruces
y con la mirada
se vuelve arpón,
sobre los rosales:
sabe de las espinas que para él aguardan,
el jardín que no está a su lado
es una vulva
una noche adonde él entra
traicionado por su sombra
atraviesa la ciudad
en epidemia
y regresa una vez más
solo

entonces él en su cuarto
pone como meta el azúcar
y como relicario unas piernas:
imagina sobre la cama el toque de hacha,
de Pili, de Érica, de Sofía; la mordida
de brisa como una jícara
que se antoja de sí misma,
y es ondulación su búsqueda
ademán donde lo fugaz es una bandeja de labios
látigo de agua donde la fuerza cae
su respiración fajándose al acantilado
donde la pizca es un buitre que
gira anhelando clavar su pico
en las alas del guía

pero el buscón sabe que su sombra
no deja estela,
así se divierte
y retorna
sobre los huesos de la víctima:
su memoria es una galería
visita guiada por aromas
y desvelos:
sobre su mejilla
un rasguño
sobre su ingle
el vacío,
añoranza del jinete

Ah el calor, piensa
de golpe entra
si el toque es ágil nacimiento
polen de abismo;
si aquella noche el llanto
es un cigarro
una luciérnaga sobre la barra
y ella se presenta:
todo lo que sigue es repetición
sangría del dardo
y copa de los impulsos
porque ella puede ser la imagen de una ciudad
la espuela del vaquero que le atropella
la flecha de Narciso
y su búsqueda espejo líquido:
ganas de tragar lo que el reflejo aventure
lo que las calles escalden
porque es en el secreto
donde la resonancia
hace del corazón
un alfiletero

de nada sirve Vallarta
ni Argentina
ni su mano diciendo adiós
en la distancia de un faro que
no promete tierra
de nada sirve el cuerpo
si en sus ojos no hay promesa

él busca por una conversación
la colcha que alcance
el día extra en el calendario
para colgar su latido
como un saco de lujo
y creer en el concierto
como un zurcido a mano
propagar la hernia que dejan las ganas de alguien
una voz para despertar
antecámara para el mandato atigrado que es embudo
y es histeria

él busca
sin embargo armadura
y naufragio su estallido:
este cuarto es muy pequeño
y en la noche un cenicero
y en la cama un incendio;
para las cosas que sueña
no hay lámpara:
viñedo ideal para su voz

adónde huir con las ganas
si la médula lo eterniza
adónde un relámpago
un misterio que lo acoja
si el guerrero abre su pecho
para que su sangre también conozca el anochecer

y es por amores que su cuerpo se desengaña
se embiste en dieta y fotografía
documento de lirismo
la grasa subibaja
y en el baño una palabra que no humedece
que no lubrica la razón
para que la puñeta
se multiplique
y en la bandera él pueda acontecer
decir que las mujeres son lunares entreabiertos, fugitivas granadas donde la punta de la lengua es un matiz de la mentira: degradación del deseo si la promesa del lodo es una pieza de muerte pero su entrega una escultura que no habitan dos:
el dolor es un caparazón

el buscón
es el tálamo del deseoso
que busca un antibiótico
un corazón para acampar
y es toda ciudad
un laberinto
a comparación de la alcoba
una noche donde su madre ronca
y el buscón tiembla en su rabia
detiene los sueños
al ras del tedio
para pensar que su herida
es el lobo mismo
que duerme debajo del mantel
sacude el tejado
y cocina sus uñas imantadas de fatiga
para que desorbitado él
muera
y no salga de casa
y no fragmente su odio
y no encuentre al padre

el buscón quiere flotar
y no flotar
como un imán
hundirse asido de una cintura
aunque en la instrucción de su juego
esté la máscara
su nuca tirándose contra el vacío
y el aire abrazando sus recuerdos
mientras él piensa
en unas tetas desbordándose del vestido
en la florista que se posesione del jarrón
y que resuelva vivir en su sala
en la repisa de los trofeos que no tendrá
en tanto que su búsqueda
siga siendo un disco en repeat
ante tal clavado

7 comentarios:

Anónimo dijo...

hey oscar

saludos
¿cómo va la segunda novela?
un abrazo y qué chido que respondiste a este proyecto
sergio loo

edegortari dijo...

Me recontrafascinó el primer poema.

Anónimo dijo...

Estás bien chulo. Quiero. 3 veces. Quiero. Quiero. Quiero. Besos para ti.

Julio César Toledo dijo...

saludos, oscar. Leí Gang Bang, me gustó mucho. Debo decir que no coincido mucho (creo) con la poesía que se convoca en ese libro, pero me gustó; me parece un gran libro. Enhorabuena.

Mancha- El zombie dijo...

Puras porquerías (y no por el fondo sino por la forma) y ese tal Egoardo de Gortari se la pasa lamiendole las bolas a todos los poetastros que salen en este blogsucho de mierda

Rodrigo F. dijo...

Óscar David es de lo mejor.

Yo pensé que eso de la Mancha ya lo habían limpiado con su propia caducidad. Triste, en verdad.

Anónimo dijo...

Cada vez me enamoro más de este cabrón.