24 mayo 2007

Enzia Verduchi


















mencionada por
Carla Faesler

menciona a
David Huerta
Coral Bracho
Jorge Fernández Granados
Tedi López Mills
Fabio Morábito
Luigi Amara
María Rivera


bio-bibliografía

Enzia Verduchi (Roma, 1967) poeta y editora. Reside en México desde los cinco años. Estudió Periodismo y Ciencias de la Comunicación en el Instituto Campechano. Becaria del Centro Mexicano de Escritores en 1992 y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en el rubro Jóvenes Creadores en 1996-97 y 2002-03. A partir del 2004 es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Ha colaborado en distintas revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales. Premio Nacional de Cuento Efraín Huerta 1992. Obra Publicada: Cartas de usurpación (UNAM, 1992) y El bosque de la hormiga (Ediciones sin Nombre, 2002).


Poética

Vitalidad. La palabra más que un hallazgo, una revelación.



Poemas


Pietralunga

Para María Volpi


Regresaste, María, a la tierra cansada
que aún engendra la semilla de anís:
Pietralunga del terco dialecto.

Las mujeres manchan sus dedos en el aroma
de las almendras, detienen la vista
ante la colina preciada por su reserva de caza.

Regresaste para olvidar la sombra inútil
de un avión, tender al sol sábanas blancas
como hermosas banderas.

Umbria es el ciprés camino a Gubbio,
son los hombres que fuman en la plaza,
nombres ocultos bajo piedras:
Pietralunga son tus manos entre un nido de águilas.




Dino Campana sueña con Montevideo


En el despunte morado de la noche,
se escucha una marejada de palabras esféricas,
suspendidas en el gas hilarante de los corredores.

Cierro los ojos:
«Andábamos, andábamos, durante días y días: las naves
imponentes, de velas empapadas de cálidos soplos,
venían a nuestro encuentro».

En el sur amanece un continente ignoto.
Crece una palmera en las márgenes del río,
huele a sal, huele a niña, el viento sabe a presagio;
una capital nace en los ojos del viajante.

Yo vi una novia sin novio, aprisionaba
un ramo de rosas sangrándose el tacto,
desposeída, intoxicada de amor.

Novia descalza, flotaba en círculos,
con la cola de tul arrastró la llanura
y afogó la alianza en las aguas del puerto.

Montevideo, inasible en la fiebre y el delirio,
esta noche eres el sueño de un sueño.



El suicidio del “Dr. Muerte”


El más prolífico asesino inglés se victimó
con las sábanas en su celda de Wakefield.

El doctor Muerte se dio muerte. Difícil
era vivir sabiendo de tanto cordero cansado
pastando en las llanuras de Gran Bretaña.

Sin mano airada, aplicó 215 sobredosis de morfina,
observó en cada paciente la armonía del sueño,
y mientras se adelgazaba la contracción del pulso,
se decía: “Bendita medicina del propio Dios
que lleva a la sonrisa y al reposo eterno”.

Los siquiatras hablarán de la falta de remordimiento,
los criminólogos sumarán sus facciones suaves
en los tratados sobre el deicidio,
la prensa le dará su lugar entre los estetas
que repugnan y atraen con morbo.

Era invierno en West Yorkshire,
eran las 6:20 de la mañana cuando el doctor
vio por la fisura del hielo en la ventana,
ligeras huellas en la nieve y recordó
que jamás había visto el mar.

6 comentarios:

Yaxkin Melchy Ramos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yaxkin Melchy Ramos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana dijo...

me gusta mucho que se narre en los poemas y a la par se hagan imágenes que no se borran. saludos!

Anónimo dijo...

Me puedes conseguir de Enzia Verduchi un penetrante ensayo publicado hace mucho tiempo en la Revista de la Universidad de Mexico titulado Lampedusa y Visconti> La sal de la tierra y enviarlo a marglezmi@hotmail.com
Te lo agradeceria con un libro de regalo
Saludos

Anónimo dijo...

Hola, en este link puedes encontrar ese ensayo al que te refieres sobre El Gatopardo, en pdf, lamentablemente no aparece el último párrafo: http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/5909/conten.html

Magda dijo...

Hola! Soy estudiante de Filologia Espanola en Polonia. Para aprobar el curso de Literatura tenemos que elegir a un poeta de quienes los poemas nos gustan mas y hacer una entrevista con el/ella. Y entonces quiero preguntar si le gustaria participar en mi proyecto? Como no se como puedo comunicarme con usted de otra manera, espero una respuesta por correo electronico(magda-rusinek@o2.pl)y le saludo muy atentamente. Magda