19 abril 2007

Edgar Rincón Luna


















mencionado por
César Silva Márquez

menciona a
Rogelio Guedea
Gazpar Orozco
Francisco Alcaraz
César Silva Márquez
Armando Molina
Avelino Gómez Guzmán
Armando Alanis Pulido
Jaime Loredo


bio-bibliografía

Nació el primer domingo de septiembre de 1974, exactamente a las 4:00 de la tarde.
Sobrevivió nueve años de educación básica, el prefiere llamarla infame.
Ya en una preparatoria totalmente distinta comprobó que la libertad es mala: fue fotografo, músico, actor (casi entró a un taller de pantomima), escribió guiones de radio (3), una obra de teatro y varios poemas que publicó en el suplemento escolar (el cual cayó en desgracia el día que aceptaron sus ilustraciones). A pesar de que todo lo anterior era basura vil lo aceptaron en el taller literario del Museo de Arte del INBA en Ciudad Juárez.
Para ser diseñador gráfico sobrevivió otros ocho años en una institución de control mental (la mayoría dice que estuvo en la Universidad). A los 22 años se casó totalmente enamorado, prueba de ello es que lo hizo por la iglesia.
Hasta ahora tiene 4 hijos, dos a los que quiere mucho: Diego y Helena; y dos engendros de lo peor: Aquí Comienza la Noche Interminable, Fondo Editorial Tierra Adentro 2000, y Puño de Whiskey, Ediciones Sin Nombre 2005.
Mención aparte merece su hijo adoptivo Par/ten (Ediciones Solar, 2000) al que crío con mucho cariño junto con Cesar Silva Márquez, cariño que por cierto jamás vimos en los editores.
En cuanto a publicaciones lo mejor que le ha pasado es haber sido incluído en El silencio de lo que cae (Colección El Ala del Tigre, UNAM, 2000) junto con César Silva Márquez, Gazpar Orozco, y una poeta de por estos rumbos. Generación 2000, literatura mexicana hacia el tercer milenio (FETA, 2000) y recientemente El hacha puesta en la raíz, ensayistas Mexicanos para el siglo XXI, FETA 2006 (compilación de Verónica Murguía y Geney Beltrán Félix).
Anthony Seidman ha traducido y publicado (aún no sabemos porqué) algunos de sus poemas en revistas como Hunger y The Bitter Oleander.
Otro de sus logros ha sido convencer al gobierno del estado para que le ayude a pagar sus deudas por lo menos dos años, una vez en la categoría de Jóvenes Creadores, y unos años después en la de Creadores con trayectoria.
Actualmente intenta traducir a Charles Bukowski a un español que no se parezca al de Editorial Anagrama, escribe poemas de vez en cuando y cuando tiene tiempo le sacude el polvo a su novela Partir de Objeto/Fragmentaciones de la noche. Tambien tiene un blog en el que, para forturna de todos, cada vez escribe menos:

conri2.blogspot.com

Poética

Sigo creyendo que la poesía está en la calle, escribir es llevar el polvo de las cosas a una hoja de papel. La poesía es la memoria de la ruinas. Creo en las marcas que aparecen en el asfalto, en nuestras huellas, en el deterioro de los objetos que usamos, en el de los lugares que habitamos.
A mi me conmueven los juguetes rotos, las casas deshabitadas con muebles destrozados, las ventanas blancas y clausuradas, los relojes aplastados en las banquetas, los flores de plástico a medio arder, las cartas y las fotografias rotas. Objetos cotidianos llenos de una emoción oscura y poderosa. Si la poesía debe ser un objeto debe de ser como uno de estos, no un objeto linguistico o estético, acepto que debe ser algo que brille, pero tambien algo que duela.


Poemas

Ciudad Juárez Unplugged

de la infancia sólo guardo el miedo
a que un extraño aprovechando la oscuridad
entre a casa
de ahí mi amor por los relámpagos
a esa luz perseguida por el ruido
a ese brazo fracturado de la muerte
que nos descubre las vertebras del cielo

entre la oscuridad y el relámpago
la palabra y la lluvia son un murmullo
los niños parecen negros cartones recortados

en la oscuridad
uno escucha el andar del agua entre las calles
y gracias al relámpago
podemos ver de nuevo nuestras venas
nuestros huesos afilados en cada esquina
de esta ciudad que ya no es

ahora suenan
el rio que regresa el barrio que se hunde
otra vez tierra y agua en los zapatos

en ese ruido nos damos cuenta
que la infancia es un relámpago
que aparece en la nube de los años

y en esta lluvia que
en silencio cae de nuestros ojos
agradecemos esa luz que nos permite
ver las ruinas de una ciudad
que para nosotros ya no existe
y entonces comprendemos que
la constancia de la lluvia
la persistencia de la oscuridad
no borra el rostro ni los nombres
de los amigos muertos.

(Puño de Whiskey, Ediciones Sin Nombre, 2005)



Parque

No esta bien, dices
encontrar los restos
de un rompecabezas en la banqueta

qué hace éste pedazo de árbol
a la sombra de otro árbol
esto debería estar encima de una mesa
o la familia aquí pero haciendo otra cosa
que no sea buscar las orillas
de un paisaje de cartón

no esta bien, dices
el columpio atado a la vértical del abandono
el puente de madera sin peligro que lo habite
las bellotas, las botellas y las piedras sin patear
no está bien la arena sin el salto

no esta bien el parque
sin el parque

(Inédito)



Tres fantasmas beben cerveza

Dejame decirte algo –me dijo el viejo-

es invierno y afuera los hombres
cubren sus huesos hasta el cuello
ataudes negros pasan por la ventana
las cervezas pierden su sabor en la tibieza
y la gran barra huele a gas consumiéndose

el viejo pide que le cambien el tarro
un muchacho entra y deja sus guantes en la barra
se frota las manos y pide una cerveza fría
de seguir así –pienso-
el invierno jamás saldrá de nosotros

en el espejo sólo hay tres fantasmas
los tres fantasmas de navidad digo
dirigiéndome a nadie
el cantinero ríe

el viejo nunca me dijo nada

(Inédito)

7 comentarios:

jose dijo...

Muy buenos sus poemas Edgar. Descripci'on absoluta del instante: rimbaudiana.

Rodrigo Castillo dijo...

estimado Edgar, gracias por enviar tus textos para las elecciones afectivas¡ tengo un gran aprecio por puño de whiskie, un abrazo¡

Ivan Ortega-López dijo...

me agradaron bastante
mmm
saludos

Iveth dijo...

Soy de Monterrey. Estudio el 3er. semestre de letras mexicanas y hace días fui a la biblioteca de la ciudad a sacar libros al azar. Encontré el suyo: "Aquí comienza la noche interminable". Me gustó mucho, enloquecí de dolor cuando me mezclé en sus poemas. Tienen tanto que ver conmigo. En fin, últimamente he sacado varios libros sólo por abrirlos en una hoja y encontrar algo bueno. De esa manera me topé con el suyo. Toda una joya, sinceramente no podría ser mejor. Bueno, basta de alabanzas. Sólo quiero escribir que me interesa leer más sobre sus hijos, los poemas. GRACIAS.

Iveth Luna
letras_si@hotmail.com

Ana dijo...

ya sé, ya sé, en este blog no son muy bien aceptados los comentarios impresionistas. no importa. ¡me encantan estos poemas! en serio, casi puedo decir que es mi hallazgo del día, a mi también me interesa conocer otros de sus hijos. genial el desenfado de la biografía, conmovedora la poética. yo también tengo un blog, si puede dese un rol a ver qué. saludos.

morenita dijo...

Edgar,

Me gustan sus poemas, y tengo el libro de "Aquí comienza la noche interminable", he seguido algunas lecturas en CC Paso del Norte... que orgullo ser de Juarez!!
Me gustaría que programara alguna lectura, para saludarle, creo que escribia en el periodico de la secundaria o preparatoria... lo hizo para alguno de ellos... si??

Anónimo dijo...

Que cachetotes Edgar
Cynthia Menchaca Arizpe

Tengo unas fotos de antaño dime donde te las envio

Saluditos a la familia