21 abril 2007

PENSAR LA POESÍA

















imagen tomada de www.udc.es/tempo/ga_presentacion.html


Las afinidades electivas / Las elecciones afectivas

:: LAE /LEA ::


Antes de festejar al poeta número 50 en el blog electivo/afectivo mexicano hagamos un ejercicio de reflexión en torno al estado de nuestra poesía, la pregunta es:


¿Cuál es el estado actual de la poesía mexicana?



Queremos conocer sus opiniones, ideas, reflexiones, quejas, mejoras al sitio, en fin, todo aquello que envuelve al quehacer escritural y creativo de la poesía reciente en México.

Se deshabilitará el moderador de comentarios para que todo aquél que incluya el suyo aquí muestre su identidad; sería deseable que los comentaristas aporten sólo críticas constructivas.

Por lo demás, las opiniones, ideas y calificaciones que emitan los que aporten comentarios a este foro correrán por su exclusiva cuenta y riesgo, frente a eventuales terceros que pudieran verse afectados.

Queda abierto el foro de discusión durante una semana. Bienvenidos los comentarios¡


saludos a todos¡

Rodrigo Castillo

94 comentarios:

Ismael Lares dijo...

chale!
este post fue publicado el 21 de abril y nadie ha comentado nada.
puedo suponer dos razones, la más romántica sería pensar que todos los lectores del blog están muy ocupados.
la segunda sería, hipotéticamente, la respuesta al cuestionamiento planteado en el post.
veo una tremenda necesidad por publicar, pero una inapetencia por leer, por conocer. eso se refleja en esta nueva herramienta de publicación: el blog.
ahora, contestando a la pregunta, México sufre un estancamiento poético. las razones son claras a simple vista y, alejados de todo culteranismo, salgamos a preguntar a las calles. estoy seguro que ahí está la principal respuesta.

Ismael Lares dijo...

por cierto, habría que agregar también, como ya lo dijo josé ángel leyva “entre los poetas mexicanos prevalece el canibalismo o el ninguneo (el menosprecio)”.
¡dónde los lectores de poesía, dónde!

L dijo...

Ismael, estoy de acuerdo contigo en cuanto a la falta de comentarios acerca de la obra ajena. Pero también debe aclararse que aunque el post actual está fechado el 21 de abril yo, ¿tal vez otros también?, no lo vi en la pantalla hasta hoy.
Más que una queja en cuanto al sitio, tengo una duda: ¿esta reunión de poetas sirve realmente para conocer a los otros o es una fiesta donde cada quien se junta con sus amigos? Me gustaría saber cómo es la experiencia para los demás.
En cuanto a mí, me entero de poetas de mi edad (n. 1978) que no conocía ni de nombre, lo cual me agrada. Veamos si este foro se pone bueno, saludos.
Leonel R.

Anónimo dijo...

Este foro, donde su mismo nombre lo dice son afinidades electivas y elecciones afectivas, donde amistad y gusto por la obra de alguien, no sé, el mismo Gerardo Deniz al lado de un Omar Soto que nadie conoce, brinca para dibujar un mapa o algo parecido, es encontrar a creadores de provincia y expandirnos hacia otras latitudes. El blog funciona para dar cuenta de un quehacer escritural que en ocasiones queda a la deriva o en el olvido. Referente al estado actual de la poesía mexicana sólo puedo decir que anda muy viva, por todos lados y haciendo de las suyas. Este comentario es demasiado impresionista, pero ¿para qué demonios ponernos tan serios?

Verónica Suaste dijo...

Lectores blogeros: para una mayor reflexión sobre los puntos álgidos de la poesía mexicana y su ejercicio crítico, consulten el nuevo número de la revista Tierra Adentro. Textos de Jorge Fernández Granados, Jorge Mendoza, Daniel Téllez, Entrevistas a Mario Bojórquez y Luigi Amara, así como poemas de Ricardo Venegas, Sara Uribe, Hernán Bravo Varela, Álvaro Solís, y otros. Número coordinado por Rogelio Guedea.

nohaypoema dijo...

No existe algo así como un "estado actual de la poesía mexicana". Un estado suena como a un régimen estable o inalterable de signos. Existen mutaciones tangibles y palpables, y asimismo existen resistencias y restricciones. No es aplicable la figura del "estancamiento poético": existen escrituras que movilizan ciertos procedimientos o concepciones relacionadas con los límites de la poesía y también tienen lugar ejemplos de facilismos escriturales, hipocresías espirituales que confunden poesía con mistificación fraudulenta (véase al abate Bremond), defensas a ultranza de la TRADICIÓN, émulos tardíos de Agustín Lara. Por cierto, estos paladines de la cultura son quienes menos conocen lo que supuestamente defienden.

Edgar dijo...

La división y la diferencia me parece un buen sintoma en la poesía mexicana, siempre ha sido así, pero en los últimos años ha surgido una verdadero diversificación, ya no existe una voz central, una tradición o una escuela, de algo a servido que los escritores de todo el país ya no se vean obligados a vivir en el DF, con el tiempo se ha logrado que se abran más espacios y se exploren otros territorios.
Otro buen sintoma es que estos escritores resistieron la regionalización de la literatura y ahora pueden reconocerse como poetas mexicanos, y no sureños, norteños, playeros y otros adjetivos que lo único que hacían era sectorizar la producción poética del país.

Anónimo dijo...

este blog da cuenta de lo mal que se llevan la calidad literaria y la amistad. Su cometido, más amistoso que "poético" se vuelve cursi, exhibe con enorme claridad la poca consideración que la mayoría de los "elegidos" tiene con la pobre poesía. Basta con leer de corrido tres de los "poetas" aquí publicados. No se necesitan tener buenos poemas, sino buenos amigos ¡vivan las elecciones afectadas!

Anónimo dijo...

no hay poema: ¿nombres?

L dijo...

Entonces, ¿Dónde está la diferencia? ¿Los poetas son diferentes en qué sentido? Si hablamos en términos demográficos o sociológicos, no interesa (quizá a los censos conacultosos). Pero si estamos hablando entre escritores, dónde está la diferencia, qué hace que escriban los que escriben, y para qué lo hacen. Desde qué sitio escriben (de nuevo, no se trata de lugares físicos).
¿Es posible que la poesía sea una visión, una sola mirada, y que lo "diferente" sean las palabras que a cada escritor toman para expresar eso único? Variaciones de un mismo lugar. Variedad en la exactitud.
Bueno, ésa es mi pregunta.
Saludos, L.R.

nohaypoema dijo...

¿nombres? El columpio, el borracho, el guitarrón, ¡lotería...¡ Creo que lo que dije es muy concreto y es un problema referente a un problema mayor, que trasciende los nombres

RR dijo...

Claro, trascender los nombres. (Soy estudiante de letras en la universidad de Guerrero). Eso pondré en mi investigación: Los interesados en la poesía evitan los nombres. ¿Concreto? ¿Problema mayor? Es un problema de referencias concretas. Pero bueno, salud por tu exhaustiva aclaración. Saludos a Ismael que , aunque no lo conozco, coincido con sus señalamientos. Rafael Rodríguez. UAG. Quinto semestre.

Omar Bravo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
L dijo...

Ya se convirtió en el foro de los rencores. A lo mejor de manera indirecta dimos con el estado actual de la poesía mexicana, al menos entre los chavos.
Leonel Rodríguez

nohaypoema dijo...

Creo que no me expliqué: los problemas que plantean ciertas obras (por cierto, escritas por ciertos personajes llamados autores) trascienden las nomenclaturas y toponimias. En el lugar que corresponde mencioné autores que me interesan. Lamento si mi afán nominal es reducido.

adorable esparraguito dijo...

Booooooooooooriiiiiiiing

adorable esparraguito dijo...

Tú, no, Rodri. Ya sabes que se te aprecia. Jijijijiji. Ya mero me ponen?

Julián Herbert dijo...

Andaba de viaje; opiniones tardías pero breves sobre lo que hasta aquí se ha comentado:
1.- No creo que una blog-nota pueda dar cuenta de un (por lo demás evanescente) "estado" de la poesía mexicana; para eso más bien hay que escribir ensayos, reseñas, crítica. yo los invitaría a participar en esa clase de discurso.
2.- Decir que la poesía mexicana sufre de estancamiento me parece un comentario a 20 cuadras del desfile. No porque la movilidad de la actual poesía sea la más deseable (de hecho me temo que ese podría ser uno de sus defectos), sino porque su variedad estilística, su volumen editorial y la intensidad de la discusión en torno a ella la hacen una de las disciplinas más expansivas en la cultura mexicana reciente (hablo de la agitación en torno a la poesía, no de sus logros artísticos, que siguen pareciéndome tibios).
3.- A mi juicio, las elecciones no es una antología. Es un experimento textual: aplicación de determinadas tecnologías y teoría de conjuntos a la posibilidad de que determinados poetas accedan a determinados lectores. Sus logros estéticos pueden ser muy cuestionables, pero me parece que el mecanismo funciona; esta base de comentarios me parece una muestra de ello.
4.- No creo que "la calidad literaria y la amistad" se lleven mal porque no creo que la amistad se lleve mal con nada (aunque festejo el involuntario oxímoron). Creo, sí, que la calidad de los autores aquí incluidos es irregular. Como es irregular la calidad de las críticas que aquí se han expuesto. Riesgos de la democracia.
5.- La verdad es que yo elogio siempre esta clase de proyectos porque pretenden generar lectura (de buenos y de malos poetas). Y en este país se consume y se critica poco la poesía. Siempre se habla de lo malos que somos los poetas mexicanos, pero yo me pregunto: ¿qué tan buenos lectores de poesía tenemos en México? ¿Qué tan activos, propositivos, desinteresados?... creo que el resentimiento, la descalificación de facto por supuestas pertenencias a tales o cuales cofradías y/o vertientes estilísticas, etcétera, son vicios ochenteros de los que debiéramos librarnos.
6.- Si no pongo aquí nombres o críticas específicas de ciertos autores es porque regularmente escribo y publico ensayos y reseñas sobre poesía actual.
Saludos y abrazos para todos.

Anónimo dijo...

Coincido plenamente en lo que dicen Rodrigo y Julián, y yo agregaría que si aquí la mayoría han mencionado a sus amigos es justamente porque esa amistad nació de su afinidad estética, o al menos esa los acercó más... si no entonces no se entienden las relaciones y los intertextos... desmiéntame si no... saludos,

stp

Anónimo dijo...

Qué pasa, después del comentario de Julián todos callaron, acaso no pueden hacer comentarios sobre comentarios? Baste con poner un nombre de peso para que los demás se escondan. jajaja, no le saquen¡

irreverente

adorable esparraguito dijo...

¡¡¡Sistema Nacional de Creadoreeeees!!! Aaaaaaaaaaaaah!!! Mufaaaaaassaaaaaaaa!!! Aaaaaaaaaah!!! Jajajajaja, qué buen pedo.

Anónimo dijo...

Cómo decirle algo al ¡moderador gerber! (por fin llegó por quien llorábamos) que viene a decirnos que debemos deshacernos de malos hábitos ochenteros que él adquirió mientras nacíamos y que ejerce en sus "ensayos" literarios (¡con notas de cantina!) desde donde "critica" a los buenos libros, ignora a los que no le convienen y !ensalza a los intrascendentes! y luego, en buena onda súper cooooool nos alecciona...

Emil Santos dijo...

poesía y romance en movimiento en Las afinidades electivas- las elecciones afectivas.

Los mejores deseos Rodrigo.

Anónimo dijo...

Este foro es un ejemplo clarísimo de lo que ocurre en México: no sabemos opinar.

Por qué no abren la pregunta al resto de los blogs (argentina, perú, brasil...), a ver si ellos tienen algo más interesante que decir. Saludos

Fernando Albrete

nohaypoema dijo...

Julián toca varios puntos interesantes . Me gustaría que abundara en lo que llama "movilidad" de la poesía actual y las razones por las que considera que este supuesto flujo es, asimismo, uno de sus "defectos". En realidad creo que a partir de varias iniciativas independientes generadas en los últimos años se ha abierto un incipiente debate en torno a la poesía que se escribe en México. Sin embargo, no creo que haya alcanzado el nivel deseable de discusión intensa y que, en consecuencia, las escrituras que se producen en este país hayan cambiado.

Anónimo dijo...

mejor pónganse a estudiar, a leer. ya déjense de mamadas.

Francisco Leyva S. dijo...

Dice Julián: "En este país se consume y critica poco la poesía". Basta leer la antología que preparó junto con León y Rocío (El decir y el vértigo), en donde curiosamente no existen poetas mujeres en México. O de plano son miopes y creen ser excelentes críticos de poesía, o sí ven el talento de, (por ejemplo, María Rivera, Ofelia Pérez Sepúlveda, Carla Faesler), y no quieren reconocerlo por obvias envidias.

Luis Michel dijo...

La poesía de méxico es, como diría marx, primero una tragedia y luego una farza. Todo es una mentira. Los poetas son muy malos, viejos y jóvenes. En poesía en movimiento están antologados poetas espantosos; lo mismo en la antología de monsiváis. Juan Domingo Argüelles ni sabe leer poesía. El decir y el vértigo, por tanto vértigo y mal decir, me provoca vómito. Se antologa a los amigos y así todo se vuelve una complacencia que causa pena. ¿Dónde están los poetas de a de veras? julián perdió el título cn el poema que sacó en tierra adentro. Rodrigo... que mejor se dedique al diseño gráfico o a vender discos de cumbia mix en el metro. No hay poetas, hay muy pocos. Estamos en crisis. Pero todo se limpia si se limpian nuestros usos y costumbres. Por ahí empezar.

Luis Michel dijo...

yo no sé mucho de poesía, me dedico a jugar futbol. Pero estudié unos semestres en la UAG. El jueves juego, véanme. A mí me gustan poetas como Tomás Segovia, Enrique González Rojo, José Luis Rivas. De los jóvenes, creo que nadie o muy pocos.

Jorge Solís Arenazas dijo...

El comentario ha sido suprimido por el autor.

Quien lea entenderá.

Chapa dijo...

La neta es que sí hay poetas. Pocos, pero se parten la madre por producir.

Julia Méndez H. dijo...

Exacto: que se parten la madre por producir, no por corregir. nadie dijo que no hubiera poetas publicados, sino calidad. ¿Alguien se atreve a nombrar un libro imprescindible de algún autor nacido a partir de 1960 a la fecha?. Yo me quedo con Muerte sin fin y Piedra de sol,y con Isla de Raíz Amarga. De lo nuevo no veo nada, tampoco me desvela, me intersa la poesía no la novedad.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Ismael y con Julián en algunos aspectos; sobre todo en que sí existe ausencia de lectores de libros de cualquier tipo, más todavía de poesía; concentremos la energía y las ganas de vociferar en leer "sin prejuicios", escribir y publicar si se quiere, lo que quieran decir, además, hay que "hacer", no sólo decir.
Nada novedoso resulta leer estos comentarios...aunque sí divertidos.

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

¡Ah!a mí también me gusta el futbol, lo jugué y lo juego, además de leer y escribir poesía, editar, impartir clases y talleres.

Arriba las chivas y Muerte sin fin

nohaypoema dijo...

Qué bondad la del anonimato. Escuchemos el pregón: "Un poco de clemencia, resentidos, un poco de compasión" Si al menos su acritud fuera inteligente... Pero no. Temblemos. Qué miedo.

Qué bonito espectáculo aquel de quienes atizan bajo su oculta identidad. Qué elenco tan competente: el censor, el ardido, el ¿irreverente?, todos ellos cráneos privilegiados.

Salud

Julián Herbert dijo...

Respuestas mínimas a algunos compas:
1.- Luis Michel; bróder, acabo de releer mi texto de t.A. y me temo que tienes razón: es malísimo. Debo haber andado crudo cuando lo mandé. No tengo excusa.
2.- Francisco Leyva; yo también lamento que no haya chavas mexicanas en "El decir", pero (y esto lo aclara el prólogo) el libro no es una antología: es un panorama, una suma de parámetros que mecanizamos lo más posible. Establecimos un mecanismo de selección en el que los tres teníamos que estar de acuerdo en todas las inclusiones, y esto fue previo a saber que no habría chavas mexicanas. Y respetamos el parámetro hasta el final, incluso arriesgándonos a la crítica de quienes no leen los prólogos de los libros, porque creemos que ser consecuentes con una metodología es más urgente en estos tiempos que ser políticamente correctos. Es curioso que este libro hecho en México haya sido hasta ahora màs reseñado y considerado en países como Estados Unidos, Perú, Argentina y Chile, donde por fortuna todavía no ocasiona vómitos. Así que no lo damos todo por perdido: la selección es latinoamericana, no mexicana (y en el volumen aparecen varias mujeres, algunas a mi juicio muy buenas). Por último: Carla Faesler y Rocío Cerón son mejores amigas. Ofelia Pérez y yo nos conocemos desde que teníamos 20 años, y hemos sido buenos cuates siempre. Es precisamente a nuestras amigas a las que no incluimos en el libro, por respeto, insisto, a la metodología.
3.- Anónimo(s): eso de "mejor pónganse a estudiar" me recuerda lo que me decía en primaria el compa que nunca hacía la tarea, como que para cubrirse las espaldas. Y a lo mejor tengo la desgracia de reseñar malos libros e ignorar los buenos, porque siempre es probable que yo sea un imbécil incapaz de pensar o argumentar, pero me temo que eso nunca lo sabré mientras tú sigas confundiendo la opinión con el insulto. No me regañes: instrúyeme con tu sabiduría. Y me disculpo por sonar "supercool": la última vez que miré, todavía no era un vicio intelectual estar contento.
abrazos y saludos.

Julián Herbert dijo...

Rodrigo, sobre ese asunto de la "movilidad":
algunas vez escribí un texto donde hablaba de "discernimientos mitificados", opiniones críticas que son ensalzadas casi como palabra de dios (especialmente si vienen de autores como Eduardo Milán, Ernesto Lumbreras o David Huerta). Por ejemplo: hasta la aparición de "El manantial latente" la supuesta buena poesía mexicana era de filiación culta, escéptica, en general vinculada a la postmodernidad francesa y al misticismo laico español. Un día Milán dijo que la poesía mexicana parecía desconectada del mundo contemporáneo, y en ese momento se puso de moda lo exteriorista, la poética de los argentinos, el coloquialismo neobarroco, etc. Luego, hace menos, empezó a discutirse el compromiso político entreverado con una precisión neoclásica en el tratamiento del verso (Davo Huerta hizo algunos comentarios en este sentido), de donde se desprende concretamente la poética de Oscar de Pablo. Creo que estos estamentos no son en sí mismos dañinos, pero generan "escuelita". Y la "escuelita" va moviéndose en bandazos, no a través de procesos escriturales definidos y específicos en el caso de cada autor, sino a la caza de lo que los "discernimientos mitificados" pondrán de moda la próxima semana. La independencia del creador es sacrificada en pos de una pretendida unidad de la lengua poética. En este contexto, creo que la movilidad es constante, pero no se manifiesta en forma individual, sino como reacción a la presión social del medio literario (de ahí mi negativa personal a construir una "poética" cuando este término se ha vuelto requisito perentorio para ser un "poeta"). De paso, añadiré que los comentarios del resentimiento caníbal se relacionan con esto (no sólo en México; Barthes estudió este fenómeno en el medio académico francés): se trata de presiones verbalmente violentas para acceder a un cerco de lenguaje que ha sido prestigiado por determinados mecanismos de poder, y al cual se ataca como estrategia de penetración y/o pertenencia. En otras palabras: los más virulentos ataques al estatus de la poesía actual son intentos de abrir en ella una brecha estilística para pertenecer a dicho estatus.

Anónimo dijo...

híjoles julián me gusta un chingo como escribes pero ahora sí no puedo darte la razon: un poco de semántica no viene mal:
"panorama: vista extensa de un horizonte.2.fig. visión general de un tema, un asunto"
"paisaje real notable por su belleza" "Antología: visión arbitraria del bello paisaje real", "subconjunto personalísimo de un conjunto mayor"
Preferibles las antologias que se asumen como tales que las que se quieren hacer pasar por panoramas sin serlo: les hubiera ido mejor si la hubieran firmado como lo que es. No creo que incluir mujeres en donde ya las hay sea "políticamente correcto" sino simplemente objetivo (te gusten o no te gusten, sean o no sean tus amigas habitan el paisaje de las letras nacionales).
un abrazo
Dieter G.

francisco leyva dijo...

Gracias por tu respuesta, estimado Julián. Agradezco tu apertura crítica y de diálogo. Preferible a la del persignado Nohaypoema (ya se oye a monja vanguardista, aquí está mi nombre, cuando gustes nos tomamos un café y platicamos en persona). Entonces entiendo que no están incluidas las poetas porque no "alcanzaron mayoría de votos". Leí tu texto que aparece en A contraluz (ahí la verdad Guedea y Cortés la jetearon, de plano deberieron omitir la presencia de Javier España, Cristina Rivera-Garza y Benjamín Valdivia), en el que veo, te seré totalmente sincero, una gran necesidad y destreza por realizar una crítica seria, pero te pregunto, ¿la neta son esos los poetas que realmente te gustan y por los cuales apuestas? Digo, porque leo La resistencia y Kubla Khan y no veo esa filiación, tus libros son superiores a cualquiera de Plascencia y Fabre. También leí tu crítica sobre el libro de Aguinaga (el aguascalientes, y supongo que esto debió costarte cuestiones políticas". Pero créeme, ahí ganaste credibilidad, por lo menos de mi parte, pero en el texto de A contraluz algo suena extraño, como impostado. de cualquier manera un abrazo.
FRANCISCO LEYVA

Julián Herbert dijo...

Dieter,
a lo mejor mi explicación no fue precisa, así que ahí voy de nuevo: los tres seleccionadores establecimos un mecanismo de trabajo. Una vez aplicado el mecanismo, notamos que no habíamos incluido a ninguna poeta mexicana. La decisión fue: rompemos las directrices que nos autoimpusimos o las mantenemos (a sabiendas de las críticas que vendrían) y explicamos la cuestión en el prólogo. Y decidimos esto último. Con toda la impopularidad que eso implicaba. Y yo estoy dispuesto a discutir sobre si la decisión que tomamos fue certera o no. Pero si hablo de este asunto públicamente (y lamento que Rocío y León no lo hagan hasta ahora) es porque se trata de una decisión metodológica, no personal.
Por otra parte, para mí es fundamental no ver "el decir" como una antología: las antologías sirven para fijar un periodo estilístico, y en cambio las compilaciones de autores contemporáneos sirven como instrumentos de divulgación literaria de periodos estilísticos aún en construcción. Para que te des una idea, yo soy contrario a la reedición de este tipo de documentos (Como "el manantial", "El decir" o "Un orbe màs ancho"): me parece que son volúmenes que se agotan en su funcionamiento a la primera edición, como se agota la crítica literaria ejercida desde el periodismo cultural (que es la que a mí me interesa practicar). Diré más: creo que lo más productivo de estos trabajos son sus carencias. Sin las ausencias de "el manantial latente" (o peor aún, sin la existencia de ese libro), la discusión poética actual sería menos álgida e intensa. La agitación es también una forma de la crítica. Y voy a repetir algo en lo que siempre he insistido: en este país de ensayistas inmarcesibles, a mí sólo me interesa ejercer una crítica con fecha de caducidad.
Dieter, te agradezco sobre todo el tono de tu crìtica, y estoy sopesando lo que me dices. Tal vez "panorama" no fue una buena elección. Voy a pensármelo seriamente. Abrazos, J.

Julián Herbert dijo...

Francisco,
el texto de A contraluz está fechado: septiembre de 2004. En ese momento me pareció màs importante hacer la crítica de las voces que estaban teniendo mucho auge (sobre todo después del manantial), no necesariamente de mis poetas favoritos. Si te fijas, hacía críticas duras a León Plascencia (que es mi bróder del alma), y también a Luis Vicente, a Luigi Amara, a Rocío y a Hernán. Desgraciadamente, yo estaba criticando a un sector determinado de poetas y esto algunos lectores lo tomaron como si estuviera consagrándolos, cuando mi intención era màs bien cuestionarlos (precisamente porque eran en ese momento los autores más visibles). Los poetas que ahí me gustaban más (y que siguen gustándome) son Luis Felipe Fabre, Fernández Granados y José Eugenio Sánchez. Mencioné una lista de libros probables para poner a discusión, y eso se tomó como el lanzamiento de un canon. Supongo que el error fue mío, porque en absoluto me considero infalible. En realidad lo que quise decir es, si se está consagrando a estos autores, ¿por qué no vemos crítica directa de sus libros?... Por otra parte, no todos los poetas que me gustan tienen filiación con lo que yo escribo. Te agradezco el apunte, y ojalá sigamos cotorreando por este medio.
Abrazos.

Anónimo dijo...

por favor, no justifiques más tu antología. uno no se dá cuenta hasta qué punto está interiorizado el machismo que todos padecemos. ya no escribas más de los mecanismos que justamente hicieron que parezca más sofisticado, académico o metodoógicamente riguroso ese que desprecio que todavía muchos sienten a todo lo que esté firmado por una mujer. admitirlo es más sano que apelar a unas reglas que avalan tu postura. eso es muy cómodo. sinceramente.

Anónimo dijo...

Julián: a excepción de ti, nadie más consideraba a esos autores como voces que iban teniendo auge (será en su mesita de cantina): ni Plascencia Ñol (que es francamente malo)o Cerón (que no pasa de ser una autopromotora inacansable, incapaz de escribir un poema) sólo tú te tomaste la molestia de mencionarlos ¿será porque eran tus amigos y te promovieron hasta por debajo de las piedras por carecer ellos mismos de talento? ¡por favor! Amara, fabre, Aguinaga, Bravo Varela tienen poemas pero ellos... te tienen por amigo: lo cual habla con elocuencia de tu capacidad crítica. Te recomendaría que si vas a proceder así escojas mejor a tus amigos (especialmente si firmas antologías ¡donde los excluidos son mil veces mejores que los antologadores!

Julián Herbert dijo...

Mea Culpa: a falta de un ámbito lector participativo más allá de la sandez y el insulto (recuérdese que hablo de un texto escrito hace tres años) asumí, estúpidamente, que podía guiarme para seleccionar autores de mucha presencia pública por factores tan subjetivos y poco trascendentes como éstos: que se tratara de poetas que habían obtenido una buena cauda de premios, otorgados por jurados estilísticamente disímiles y en momentos distintos; que hubieran sido publicados por editoriales cuyo catálogo se considerara respetable (por ejemplo el Fondo de Cultura Económica, donde apareció “Enjambres” de Plascencia Ñol); que entre sus comentaristas anteriores a mí hubiera críticos y/o poetas respetables (pongo por caso Eduardo Milán y José Kozer); tres características que comaprten Aguinaga, Bravo Varela, Amara, Fabre, Cerón y Plascencia. Nos guste o no. Yo no los inventé: yo nomás los critiqué. Y si se trataba de promocionar a mis amigos, ¿por qué en el texto del que hablamos no los elogio, sino que les hago reproches? O ¿estamos hablando del mismo asunto?...
Me gustaría responder como buen macho a las acusaciones de misoginia, pero ya no alcanzo: no tarda en llegar Mónica, y me encargó lavar los trastes.
Abrazos.

Anónimo dijo...

chale... los trastes, el mandil, la antología...

Anónimo dijo...

ahora sí J. ya se pasó:
una buena "cauda de premios" "editoriales respetables" ¿¿¿¿ceron???? (si tiene uno y vergonzante) ya deja la coca Julian te está haciendo ver cuádruple!
Eso es lo que muy bien define fernández Granados en su artículo "perversos": "intereses de grupito" ¿Dices que esos nombres eran los que estaban figurando? Pues se nota que sólo lees tu mail. ¿Nombres de poetas que sí tienen obra, más de un premio y no son tus amiguitos? Baranda, Vázquez, Ramírez, Bojórquez, Rivera, de Pablo, etc., etc, Es mejor decir que uno sólo se ocupa de sus amigos o intereses y no de la poesía ¿no crees?

Anónimo dijo...

Esta discusión ejemplifica lo mal que está la crítica de poesía en México y los "críticos" empezando por Julian Herbert. Basta ver los motivos por los cuales escribe de tal o cual poeta (dejemos a un lado que los autores que cita no cumplen con las "características" que el propio opinador se propuso y que sería grosero señalarle, evidenciando sus mentiras).
La más absurda de éstas carcaterísticas, excluyendo la extraliteraria y farandulesca de la "mucha presencia pública" de un poeta como si la calidad literaria tuviese que ver con los reflectores, es la tercera, por huevona: Si quieres que la "crítica" se ocupe de ti ve a decirle a milan o kozer o huerta o mendiola o zurita (escoge a quien te guste)que escriban sobre tu libro. (Anímate, te fortalecerá la autoestima conocer los nombres y ¡la calidad! de los libros de los que estos poetas han escrito)... Si premios, dichos y editoriales son los criterios para la crítica literaria; si el autor de una panorama no sabe la diferencia entre éste y una antología y cree poder eliminar cierto rasgo del panorma por mero disgusto; si estos críticos no se atreven a hacer antologías de manera frontal sino disfrazadas; si no pueden sustentar críticamente sus inclusiones ni sus exclusiones; si creen que la amistad es una condición para la crítica literaria y la enemistad para el silencio; si confunden a la crítica con el coscorrón, la pedantería con la maestría, la intuicíón con el interés, no vale la pena discutir con ellos.

Anónimo dijo...

si tan sólo hablara de por qué lo entusiasma tal o cual poema o poeta... sus razones responden a la lógica del sistema. si tan sólo escribiera de por qué lo emociona tal o cual poema o poeta... si tan sólo escribiera algo que inspirara a leer poesía, no a entrenarse para trepar.

Anónimo dijo...

qué raro que justo hoy quitaran esta página mmmmmm ¿será por qué incomodaba a sus promotores? ¿decía verdades incómodas? por cierto ¿por qué sólo se han invitado a unos cuantos de los recomendados? ¿no que era la pura democracia? mmmmmm

Anónimo dijo...

estas son las elecciones afectivas del moderador, jo. Hace dos meses que me mencionaron y no he recibido ningún mail de rodrigo...

Rodrigo Castillo dijo...

hola, referente al comentario anterior, no es raro que haya quitado el foro; desde que envié el mail masivo avisé que sólo sería una semana con el foro en la entrada principal.
Al siguiente comentario, quiero pedir una discúlpa por no poder subir tu entrada, sería más sencillo si me dijeras quién eres: me explico: tengo una lista de por lo menos 30 entradas listas, con seguridad estás en ella, te pido paciencia.

un saludo a todos

Anónimo dijo...

hola a todos. desde que tengo uso de razón los poetas se quejan de que no hay crítica de poesía. ¿por qué no se avientan y hacen crítica ustedes? pienso que son iguales que aquellos a quienes descalifican: ustedes no hacen crítica por no echarse en contra al posible próximo jurado, tutor, dictaminador de los premios, becas, sistemas nacionales...
saludos

Julián Herbert dijo...

Empiezo a entender por qué Rodrigo se negaba a poner nombres... Toda esta discusión está sucumbiendo a un nominalismo de primaria, donde lo que importa es a quién mencionas y no lo que dices de esos autores(paradoja de paradojas: comentaristas anónimos intentando construir un canon nominal). Se les olvida que la perversidad intelectual (otra vez bordeo a Barthes) tiene un segundo rostro: la paranoia como absoluto crítico, la teoría conspiratoria como coartada ante cualquier frustración intelectual. Me da un poco de pena ajena recibir críticas de quienes ni siquiera han leído los textos en cuestión: si fuera así, le harían más caso a las críticas ahí puestas y menos a los nombres. Hemos estado discutiendo dos cosas distintas: una compilación de poesía latinoamericana y un ensayo sobre los vicios grupalistas de la reciente poesía mexicana, y los últimos comentarios confunden ambos temas (y lo que es peor, ambas geografías). Alguien me dice que porqué hablo de Cerón y no de autores como Bojórquez o María Rivera, cuando en el ensayo en cuestión (17 páginas) le dedico exactamente tres líneas a Rocío, y sobre Mario y María he escrito muchas más veces y en foros distintos (Cfr. el último número de Oráculo). Alguien me acusa de sólo hablar de autores premiados sin hacer análisis, cuando la mayor parte de las cosas que he escrito sobre poesía son sobre autores de provincia como Francisco Alcaraz, Ángel Ortuño, Luis Javier Alvarado, Ofelia Pérez, Marco A. Jiménez, Joel Plata y J.J. Sampedro, entre otros, y cuando lo que más me censuraron en la reseña de Luis Vicente para luchas libres fue ceñirme al análisis gramatical. Carnales, deveras andan a 20 cuadras del desfile; no basta con vociferar, también hay que leer y escribir, no analizar el mundo con base en prejuicios y suposiciones. Yo acepto que no estén de acuerdo con mis críticas; pero al menos léanlas primero. Vuelvo a uno de mis argumentos iniciales: si deveras el mundo de la crítica es tan absolutamente perverso, ¿dónde están esos ensayos libertarios (chingado, aunque los firmen como anónimos, igual que aquí) que nos revelarán la verdad poética?... Extraño discutir con Jair Cortés, con María Rivera, con Hernán Bravo, con Víctor Cabrera (y en este blog con Dieter, con Francisco Leyva, con Luis Michel), con quienes rara vez estoy de acuerdo pero a quienes respeto porque no sólo opinan: también están al tanto de cómo va la discusión y, sobre todo, también trabajan. Me empieza aburrir este intercambio de argumentos por insultos (y además insultos sebos: ni siquiera en eso veo creatividad alguna). A mí me importa deveras la discusión (creo que soy el único autor incluido en esta página que le ha entrado frontalmente y firmando con su nombre; si eso no me vale como muestra de honestidad, entonces ya no sé qué putas es la ética). Es más: me encanta la discusión. Pero con sordos no puedo: me falta práctica con el lenguaje de señas.

nohaypoema dijo...

Mencionar nombres sin aludir a problemas concretos es ocioso, además de ser un síntoma de abulia reflexiva: Qué si fulanito debería estar en tal o cual antología... Que si perenganito tiene más méritos... Que si el antologador es amigo de sutanito y por eso lo metió...

¿Qué se está disputando? ¿Cuál es la relevancia de tales valoraciones? Creo que ni siquiera se está debatiendo un estilo o la legitimidad de una escritura. Francamente es decepcionante lo que ha sucedido en este foro (salvo una o dos excepciones): una comedia de gazmoñería, despecho y rencor, muy lejos de lo que Pierre Bordieu menciona en "¿Qué significa hablar? Economía de los intercambios lingüísticos"

(...)¿Qué sucedería, en efecto, con la vida literaria si se llegara a disputar no sobre lo que vale el estilo de tal o cual autor, sino sobre lo que valen las disputas sobre el estilo? Cuando uno comienza a preguntarse si el juego vale lo que en él se apuesta, es el fin del juego. Por su propia existencia, las luchas que oponen a los escritores respecto al arte de escribir legítimo contribuyen a producir la lengua legítima, definida por la distancia que la separa de la lengua "común", y la creencia en su legitimidad. (...)

Francisco Leyva dijo...

Qué curioso: Hablas de legitimidad. Organizaste un encuentro llamado "Estoy afuera", aludiendo a la periferia, a los marginados o marginables. Je je, debiste bautizarlo como "Quiero estar adentro". Bastó ver las mesas de discusión que tuvieron y su actitud posterior al encuentro. La literatura a final de cuentas no es una generalidad, está compuesta por obras que fueron escritas por autores. Hablar de su inclusión o exlusión no es trabajar por el rencor, es evaluar, leer, presenciar una situación determinada. ¿O a poco cuando es lo mismo leer Altazor de huidobro que El cementerio marino de Valery?. Por otra parte nunca debes juzgar que el debate de las ideas y las pasiones. Si no vas a soportar un desacuerdo no juegues un juego ni "apuestes" en él. Un saludo.

Anónimo dijo...

Sí Julián, ya cállate. Porque en cuanto a los premios, tú sabes cómo es la cosa. A propósito de tu premio de cuento, recuerdo que te la pasabas diciendo a todo mundo que tenías un libro sobre la cocaína. Seguro hasta los jurados de China lo sabían. Y luego qué pasó, que te ganaste el Arreola, así cualquiera gana un premio. Qué sigue? Que le vas a decir a todo mundo que tienes un libro y de repente, la noticia de que te ganaste el Aguascalientes.

Francisco Leyva dijo...

Mi cuestionamiento era para Nohaypoema, quien tengo entendido es Rodrigo Flores.

Anónimo dijo...

¡oráculo! por favor si ese libelito no se consigue en ningún lado... ¡es prácticamente inexistente!

Anónimo dijo...

Oye rodrigo a mí sí me late tu revista ¿dónde podemos comprarla en el defenestrado?

Julián Herbert dijo...

Oh, Anónimo de las 12:55, gracias por tan soberana revelación: ahora entiendo que lo que está mal no es lo que uno opine; lo que está mal es escribir libros y ganarse premios. No, entonces tienes toda la razón: yo estoy pésimo. Y una pequeña corrección: "Cocaína" se ganó el Arreola y el Inés Arredondo (el Inés no pudieron dármelo por obvias razones). De los 6 jurados sólo conozco personalmente a uno: Francisco Hinojosa, y no es alguien con quien tenga una amistad cercana. A los demás no los he visto en mi vida. Pero, ya que hemos descubierto la fórmula del éxito, te propongo esto: ¿por qué no me dices el nombre de tu libro, publicitamos en todas partes còmo se llama, y simplemente esperamos a que te premien? ¿Por qué no patentamos a nivel nacional esta fórmula tan sencilla para ser premiado por desconocidos?

nohaypoema dijo...

La inexistente revista se encuentra en las librerías educal, y también en el Conejo Blanco. Estará este sábado 19 de mayo en el Festival de editoriales independientes Co-Incidentes. Encuentro, intercambio y verbena-gentío de América Latina, que se celebrará en la Casa Refugio Citlaltepetl, y en el I Eencuentro de Revistas Culturales, que organiza la Casa universitaria del Libro, y que se llevará a cabo en 2007. La inexistente revista ha recibido en cuatro ocasiones la beca Edmundo Valadés de Apoyo a las revistas independientes y ha sido reconocida por distintos medios y por lectores de distintas geografías.

Francisco Leyva dijo...

Estar afuera: becas y reconocimiento. ¿estoy afuera?. Creo que deberías ahondar en ese tema Nohaypoema. Un Encuentro con esas expectativas tendría otro descenlace, no uno meramente de búsqueda de reconocimiento, sino la construcción de una nueva manera de difundir y rpomover la poesía, nuevos mecanismos y canales. Educal, Edmundo Valadés. A eso me refiero con "Quiero estar adentro". Lástima de proyectos fallidos.

Anónimo dijo...

Por fin, ¿dónde está el pecado, en lo conocido o en lo desconocido?

Anónimo dijo...

Y a todo esto ¿tú quién eres leyva, dónde podemos leerte?

Francisco leyva dijo...

anónimos nohaypoemas: soy un lector de poesía, ¿no les basta con eso? pero vivo en Ciudad de México desde hace 15 años. Cuando gusten asisto a sus mencionadas presentaciones y con gusto platicamos ampliamente sobre el tema. estoy intersado en realizar entrevistas sobre los hábitos de los poetas mexicanos actuales.

Francisco Leyva dijo...

Olvidé señalar la contradiccón: ¿Cómo puede una revista autonombrarse independiente si recibe en cuatro ocasiones el apoyo de una Institucíón Pública? ¿No es hacerse tontos?

Anónimo dijo...

No soy nohaypoema. Pensé, Leyva, que eras algún heterónimo de Christopher Domínguez. Así que hábitos de los poetas. Tema interesante, claro. ¿En cuál de sus acepciones Leyva? Te interesa saber si usan jeans y zapatos o más bien quieres saber si toman whisky con ajenjo mientras discuten del anonimato, de la falta de talento, de esos lectores no comprometidos...

Francisco Leyva dijo...

espero la respuesta de nohaypoema. en cuanto a ti. eso que entiendes por hábitos está muy bien. salud! ANÓNIMO

Anónimo dijo...

ya contesta rodrigo, yo también quiero saber qué se siente ser independiente.

rafael rodríguez dijo...

¿Y la poesía?

nohaypoema dijo...

no hay poema. no hay rodrigo. ya me aburrí. ciao bambinos.

Rodrigo Castillo dijo...

Regresemos al origen (¿es posible esto?, digo, un retorno al origen). Bien, coincido con Rafael Rodrìguez: y la poesía?? Ahondemos en ella, pienso que con institución y sin ella existe la escritura, las ideas, el librepensamiento o me equivoco? un saludo a todos

Omar Bravo dijo...

The traditional incoherence of the poet should not really be any more surprising than the old incoherence of the human race...


Michel Houellebecq

Anónimo dijo...

¿Alguien ha visto pasar a un conejo blanco con un reloj en la mano y con muchísima prisa?

Alicia dijo...

Después de leer todas las entradas de este foro me aterra haber mandado material, peor aún, me aterra el ámbito literario. ¿Qué se tiene que hacer para sólo escribir, criticar, tratar de trascender, o cualquier otra cosa pero sin necesidad de lastimar a nadie con nuestras críticas tan irreverentes e injustificables?

Por cierto, yo vi pasar al conejo blanco hace muchos años, seguramente ya hasta se murió. Me confundía seguido con Mariana.

Omar Bravo dijo...

Alicia, el ámbito literario no vale un carajo, deveras. Aunque hay muchos escritores que tienden a ser buenas personas. Tienes que ser un poco outsider. Y trabajar nomás, con paciencia, humildad si cabe, y esperar que el texto ocurra por fin. Nunca se es lo suficientemente bueno para el canon, cualquiera que éste sea, se halle viciado o no. Pero poco importa, porque supongo que hay cosas más urgentes que legitimar con amplio margen de suficiencia el posible talento, la gracia, el genio. Y no es que los poetas se tomen la poesía demasiado en serio, de veras que no. Son ellos los que se prestan demasiada importancia, y esa es la razón de este ardoroso, apasionado, circular, infinito debate sin sentido. Se trata de ganar el duelo, articular la respuesta más contundente, ingeniosa, rotunda; dar el golpe más duro y dejar al rival sobre la lona. Ya cada quien, según el mono, escucha en su particular ámbito secreto los aplausos. Naturaleza humana, si es que cabe.

Julián Herbert dijo...

Perdóneseme lo aguafiestas, pero aquí falta chachachá (y a mí como a Rosita mi paisana me gustan los bailes): ¿ No es un poco condescendiente eso de "yo mejor escribo para la posteridad desde mi torre de marfil y no me mezclo con la vileza del entorno"?... No es una acusación, lo juro: es una pregunta. Pero se trata del tipo de argumentación que puso en crisis a la poesía latinoamericana (los ejemplos más radicales contra esta actitud pueden leerse en los mejores poetas argentinos y chilenos de generaciones recientes, como W. Cucurto y Germán Carrasco). El medio literario puede ser canìbal, sí. Las instituciones tienden a corromper el gusto y el criterio, sí. Los argumentos (o mejor dicho la falta de ellos) pueden culminar en insultos. Pero eso no significa que un artista deba dejar de discutir la fenomenología de su disciplina. "No mezclarse" puede ser una buena decisión personal, no un buen consejo para determinada comunidad de autores/lectores. Y decir "yo no me mezclo con eso" significa mezclarse, porque opinión es participación. Y, siguiendo la analogía whrestling, decir "yo no voy a discutir con éstos" equivale a aplicar una llave de judo (y esperar los consiguientes aplausos del respetable). Eso creo. But that`s just me, como diría Jerry Seinfeld.
Abrazos para todos.

Alicia dijo...

A mí me gusta más llorar que escribir

Anónimo dijo...

sigo sin encontrar al conejo

Anónimo dijo...

anónimo julián herbert:

en respuesta a tu post. me parece que en tu persona hay una logíca. pero es tuya y son las divagaciones de un drigadicto. y según tú es lo correcto, pero en ti. para entenderte habría que meterse la misma cantidad de coca que tú (y no es poca, me han contado). entonces no tengo confianza en tus opiniones, pues no dejo de pensar que son todas afectadas.

Edmundo Lozano dijo...

perdóneseme el desvarío, aunque a esta altura qué más da. Anónimo de la 1:39 eres un verdadero imbécil. No te confundas.

Julián Herbert dijo...

Dos modestas proposiciones (para discutir temas específicos) (y expuestas a modo de pregunta):
1.- Parece que siempre que se habla de crítica literaria o de literatura a secas terminamos hablando de quién se gana tal premio, quién se peleó con quién o quién recibió un apoyo institucional (y por lo tanto es un malvado). Pregunta: ¿consideramos los lectores mexicanos que es imposible hacer crítica literaria independiente de la crítica a los proyectos institucionales de cultura?

2.- En esta página hay fragmentos de la obra de 50 poetas. Si mis cálculos no son malos, sólo un visitante (Antonio Siega) ha escrito en la entrada de varios poetas (Rodrigo Castillo, Omar Pimienta, Jair Cortés, Jessica Díaz, Fernández Granados y Jorge Solís Arenazas) comentarios cuya intención es crítica y exegética. Alain Sicard ha comentado sobre
Amaranta Caballero, "Pablo" sobre Daniel Saldaña, Jair Cortés sobre Jorge F. G., y un anónimo se quejó de las faltas de ortografía de Mariana Mtz. Esténs. Fuera de ellos, los comentarios se limitan a la felicitación y/o la descalificación. Pregunta: ¿por qué la posibilidad de establecer diálogos seudolíricos o rabiosos en este foro nos es más atractiva que la posibilidad de escribir críticas textuales en las entradas de estos 50 poetas, cuando hay la certeza de que los autores recibirán nuestra opinión?...
Este es un intento por evitar que esta alegre reunión de lectores se convierta en un mítin de antorcha campesina.

Anónimo dijo...

Julián:
Definitivamente tendríamos que ser unos santos o no tener nada que hacer para comentar la porquería de poemas que hay aquí. La mayoría no tiene ni idea ya no de qué es un verso, vamos, qué es la redacción y la ortografía. Dudo mucho que hayan siquiera leído un libro completo, si acaso una antología. En la democracia poética la crítica no tiene ningún sentido: los poetas son elegidos por cuestiones afectivas y en el afecto todos somos iguales. El objetivo, benévolo y hasta conmovedor, de este blog es, obviamente, ser lo más incluyente posible y, al mismo tiempo, renunciar a la crítica racional, fomentando la crítica emotiva o peor aún, intereses grupales (Lo cual redunda en una paradója: para evitar la ejecución de poderes "institucionales" sobre la calidad de una obra termina por institucionalizarse el afecto como un valor estético). De todas las importaciones sudamericanas ésta es la más penosa, la menos "radical", la más imbécil. Generar lectura de basura fomenta que todo aquel que escriba una línea crea que es poesía, que aquellos que quieren escribir crean que estos son poetas. Este blog podría desparecer mañana y a la poesía mexicana no le pasaría nada. Citar versos y versos de estos escribidores sería lo más ocioso del mundo. Mejor quererse, así con gusto y celebrar el "poeta" 200 en unos meses retirando la direccion de nuestras computadoras.

Anónimo dijo...

Anónimo,
si no te interesan los poetas de esta muestra (muestra sesgada y dispareja, sí), no veo porque te tomas la molestia de leer este foro y más allá de eso, de opinar sobre lo que aquí se escribe. ¿No te parece, eso sí, algo tremendamente ocioso? ¿No te parece paradójico quejarse de las faltas de ortografía y, al mismo tiempo, acentuar paradoja? Lo paradojico de la paradója: que pierdas tu tiempo con esto, en lugar de sumergirte en tu biblioteca de completos. Arrollador, anónimo, arrollador, qué convincente, que esgrima persuasiva. Lo anónimo no desaparece, lo anodino sí.

Anónimo dijo...

Sería un milagro que los poemas que tanto defiendes tuvieran alguna paradoja o paradója y no fueran ellos mismos una errata completa: sería menos bochornoso que una paradója acentuada. Preferible el ocio de asomarse a este blog que el ocio de escribir estos "poemas". Duerme tranquilo: en la democracia poética lo anodino, lo anónimo y lo afectivo son sinónimos.

Julián Herbert dijo...

(escribo este mensaje sin ningun acento para contribuir a la pradaja)
Anonimo de las 9:36 pm: no puedo estar completamente de acuerdo contigo, pero si en parte. Coincido en que lo sudamericano tiende a una indiscriminada inclusion. Coincido en que esta muestra es muy irregular. Tu comentario deriva en una zona evidentemente critica, que me lleva a proponerte una nueva pregunta: por que la calidad literaria de esta pagina es tan irregular?... Aventuro respuesta (parcial y susceptible de verse impugnada): la presion social sobre algunos autores en el sentido de "abrir el arco" de participacion los (o "nos") hizo mencionar nombres marcadamente al margen de lo que se considera un "medio literario institucionalizado". Lo que afecta la calidad literaria, porque si sustituyes los valores esteticos por valores eticos, y consideras como valor "etico" una supuesta pureza outsider (lo nunca visto ni becado ni premiado, lo absolutamente excentrico) a la larga lo que se pierde de vista es el rigor: ni mas ni menos que el eje de la literatura. Este es el riesgo que observo en los comentarios para exclusivo beneplacito de la barra brava: la confusion entre critica literaria y critica a la parcial institucionalizacion del medio literario (que son dos cosas distintas).

Julián Herbert dijo...

posdata: "pradaja" era paradoja. En fin: espero que, ya que he firmado todo con mi nombre, me permitan firmar como Anónimo mis erratas.

Anónimo dijo...

Es lamentable que un espacio, el cual se supone estaba destinado a la reflexión, se haya vuelto una batalla campal donde cada quien jala para su molinito. Es casi evidente que tanto anónimo esconde puros intereses mezquinos y personales. Es de todos conocidos los “amiguismos y cebollazos” de los grupitos y sus enconados enemigos poéticos. Es sabido que Solís, Flores, Peralta, Tarrab no se llevan con Bojórquez y sus escuderos Jaír, Alí, Lamas. Sabido también es el odio entre Bojórquez y Lumbreras o Hernán Bravo (por una razón tan básica… no está incluido en El manantial latente…). O el odio que les tiene María Rivera (y entenados, cierto, los pocos entenados que le quedan) a Herbert-Cerón-Plascencia Ñol… ¿Qué esconde tanto anónima animosidad? La falta de crítica y los odios personales. Una pena este foro. Creo que la crítica de poesía debería ser más seria, sustentada, de mejor nivel. Una cosa más, las elecciones, con todo y sus irregularidades, sirve para leer la producción, guste o no, de la poesía actual mexicana. Así está la cosa.

Ismael Lares dijo...

No estoy de acuerdo en culpar al lector. Finalmente hay lectores para todo y para todos, pero sí, desafortunadamente la poesía no es muy leída. Somos muchos los que buscamos publicar y pocos los que leen. Por otro lado, la intolerancia que aquí acontece es normal en el ámbito, y no sólo aquí, sino en cualquier foro. Me gusta la idea de ahondar por medio del ensayo y la crítica en vez de seguir con esta discusión sin fin.

Saludos a todos los participantes.

Aunque éste foro y ésta temática no lo aparenten, han sido enriquecedor. De una u otra manera uno aprende, tanto de las mamarrachadas, como de la buena crítica.

nohaypoema dijo...

Respetable señor anónimo. Hago la siguiente aclaración: no confunda la gimnasia con la magnesia. Considero a Jair Cortés un muy buen amigo y no tengo ningún problema con las otras personas que menciona.

Julián Herbert dijo...

Rodri, aprovecho el vuelito de tu statement para ahondar: si es que hay grupos (que debe ser cierto), me temo que no es tan sencillo caracterizarlos: yo estoy incluido en "A contraluz", quiero bien a Jair y llevo desde 1996 una cordial cercania con Mario Bojorquez, soy amigo de Bravo Varela y Lumbreras, hice "El decir" con Plascencia/Ceron, tengo aprecio, admiracion y correspondencia con Jorge F. Granados, escribo una columna en Oraculo y, antes de distanciarnos (que efectivamente lo estamos) fui gran amigo de Maria Rivera (con ella, con Luigi Amara y con la promesa conjunta de convocar a De Aguinaga planeamos formar una suerte de vodevil literario: "las brujas del 71" (Rivera nunca estuvo de acuerdo con el nombre, y el proyecto no se hizo, en parte, por esa causa). Creo que algunos son mas papistas que el papa y ven moros con tranchete donde no los hay. Creo que las confrontaciones y diferencias son reales, pero no hay el odio y el rencor que algunos quisieran: simplemente uno se prende a ratos, como cuando discutes si fue penal o no fue penal.

Patricia Garfias dijo...

Hola a todos,

Lamento en verdad tanto conflicto, lo digo después de haber leído los comentarios (lo que me llevó cerca de media hora) aunque entiendo este escenario como algo positivo si entendemos que no hay lectores entre escritores y mucho menos entre no escritores ( lo digo con plena conciencia pues llevo tres años en la ilusoria y casi ingenua labor de fomento a la lectura) luego si no hay lectores no hay diálogo y sin embargo llevan más de 90 comentarios, aquí si hay diálogo a insultos y acusaciones pero hay y eso ya es ganancia. Conozco algo de la obra de la mitad de los autores que aparecen aquí, y lo confieso a algunos los encontré mediante antologías, pero vivo en Yucatán y aquí a pesar de tener una escena muy nutridita de creadores, solo nos llega la tercera parte de lo que se esta haciendo en el centro y en norte, salvo claro, lo que podemos encontrar en Internet. Me gusta el trabajo de muchos, pero me abstengo de nombrarles para evitar desencadenar malentendidos.

Se me ocurre para refrescar un poco lo caluroso de mi tierra y de este foro invitarlos a mirar un poco hacía Yucatán, conocer si aún no la han leído, la obra de autores como Jorge Lara Rivera, Rubén Reyes, Adán Echeverría, Lourdes Rangel, Ivi May, Carlos Martín o Carolina Luna.

Aquí también hay matadero y su foro me recuerda mucho a nuestras cenas y cócteles después de las presentaciones de alguno. Pero considero que nuestra situación geográfica nos dificulta poder exhibir nuestro destazadero universo de escritores, igual de talentosos, igual de mordaces, jajaja.

nos estamos leyendo.

Ismael Lares dijo...

paty, no hay mayor verdad que la verdad. me gusta lo que mencionas como promotora de lectura y, de verdad somos tan ingenuos, que aquí estamos discutiendo por cuestiones sin importancia pues, finalmente, la poesía no es escrita para la crítica. Saludos!

Julián, gracias por corregirme.

Ante todo, deberíamos preocuparnos por una poética, más que por regionalismos.

trestristestigres dijo...

ja,ja,ja y yo que pensaba que el programa de "hasta en las mejores familias" habìa ya terminado.

Dios bendiga a Carmelita salinas y su sequito entero por habernos heredado una falange de poetastros imbèciles.

Camaradas, un consejo
parafraseando a mi buen amigo Alfonso Reyes:

"hasta los perros sienten la necesidad de aullar a la luna llena y no por eso hacen poesìa"

amigos perros: ¿què es la poesía?

Dejad las tonterías para otros tiempos.

Atte: trestristestigres